Críticas

Honey Boy

0
8
product-image

Honey Boy

En 2017, Shia LaBeouf, el joven actor protagonista de Transformers, Nymphomaniac y Borg vs. McEnroe, fue arrestado por intoxicación. Tras ello, asistió un programa de rehabilitación donde descubrió que tenía trastorno por estrés postraumático, debido a una dura infancia en el que su padre le sometió a abusos. En ese momento, escribió el guión de esta película, una autobiografía sobre la relación con su padre en su infancia y juventud.

Honey Boy narra la vida de Otis, un joven actor, en dos tiempos narrativos que se van entrelazando a lo largo de la cinta. Por un lado, seguimos a Otis, un niño de 12 años que ejerce de especialista en diversas producciones audiovisuales y que mantiene una tóxica relación con su padre, recién divorciado y sin trabajo, que intenta administrar su carrera. Por otra parte, un Otis diez años mayor se encuentra en un centro de rehabilitación lidiando con las consecuencias emocionales que le ha dejado la abusiva relación paternal.

Ambos Otis, interpretados de forma admirable por Noah Jupe (Wonder, Un lugar tranquilo) y Lucas Hedges (Manchester justo al mar, Identidad borrada), son la versión cinematográfica de la vida pasada de Shia LaBeouf, que aquí interpreta, en una decisión muy valiente, a su propio padre, de una forma admirable. De esta forma, la película puede verse como la forma terapéutica que ha encontrado el actor para superar sus demonios personales.

En cuanto a la dirección, el film está realizado por Alma Har’el, cineasta de origen israelí que hasta la fecha había filmado diversos videos musicales, piezas de videoarte y documentales (Bombay Beach y LoveTrue, que presentan ambas tres historias entrecruzadas sobre la masculinidad y el amor). En su ópera prima, ganadora del Premio Especial del Jurado en Sundance, se confirma como una realizadora a seguir, gracias a su sólido trabajo, lleno de imágenes evocadoras y a un montaje paralelo muy acertado, especialmente en el último acto.

Aunque su conflicto paternofilial ya ha sido visto de forma semejante en otras ocasiones, Honey Boy se singulariza por el sentido metacinematográfico que establece el guión de LaBeouf. El cine, el arte, como forma de superación de los traumas de nuestro pasado.

Oriol Rubio
Oriol Rubio es entusiasta de la cultura audiovisual, amante de la ficción, seguidor de la ciencia ficción y amigo de soñar despierto. “Para ser feliz en este mundo y en esta dimensión tengo suficiente con ir al cine y abrir los ojos”. Colaborador en el portal web de cine cinemaficcio.com ha desarrollado una carrera de crítico cinematográfico perspicaz y arrolladora.

Sorry to Bother You

Previous article

Spotify presenta Radar España el programa de artistas emergentes

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable YOUNG España .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios OVH.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

More in Críticas