Libros

Antonio Garrido: “El empoderamiento femenino no tiene que partir de heroínas”

0

Antonio, El Jardín de los Enigmas se sitúa en Londres, ¿Has vivido en la capital de Reino Unido?

No, no he vivido nunca en Londres, lo que sí que he viajado a menudo y desde luego me he paseado en algunas de las callejas que aparecen en la novela. Obviamente pocas aún siguen en pie.

Los muelles actuales, entonces llamados docklands que se situaba la Isla de los Perros, hay un museo dedicado a los docklands – relativamente moderno-, y en su interior hay una recreación de un barrio portuario en la época victoriana. Entonces, entras en ese espacio y te transporta en un barrio portuario, maloliente, las fachadas pegadas unas a otras, las risas de las prostitutas, se ven las sombras de los marineros ahí. Hasta el punto que te sientes inseguro por miedo que aparezca alguien y te vaya a atacar.

Un lenguaje que no levantara sospechas

¿A qué responde la elección de este escenario y época?
No decidí Londres como pensarías, la verdad es que un descubrimiento me llevó a ese escenario.

¿Cúal fue?

Me encontraba de viaje en Turquía, en Estambul, visitando el Palacio de Topkapi. En ese espacio, era el lugar que se salvaguardaba a las concubinas de las que ellas tenían prohibido relacionarse con más barones.
Si eran sorprendidas, uno tenía la orden de resolverlo y las degollaba y las arrastraban del pelo para situarlas frente al resto de concubinas para dar ejemplo cortándole la cabeza.

Sin embargo, había alguna que no le importó el riesgo y se inventaron un lenguaje para tener contacto con algún príncipe que les visitaba sin levantar sospechas. Ese lenguaje se conoce como selam.

Ese lenguaje fue traído a occidente por un comerciante francés, Aubry de La Mottraye, que realmente fue un espía que informaba al servicio secreto británico. Y que tras vivir en Constantinopla unos años es lenguaje fue empleado para su uso profesional de espía.

Paralelamente a esto, la esposa del embajador de Suecia en Turquía usaba las flores para finalidad de entretenimiento que posteriormente es recogido en diferentes publicaciones que habla del lenguaje de las flores y que llegan a Londres.

Esa historia junto a la Compañía de las Indias Orientales, una corporación tan poderosa que jamás haya existido antes. Su ejército era formado por mercenarios, no ejército británico, incluso tenía sus propias leyes y moneda.

Su poder fue tal que hubo muchos recelos entre la Corona y la Compañía. Todos estos elementos, añadidos a las vísperas de la Gran Exposición Universal que había sacudido Reino Unido tras los cinco atentados dirigidos a la Corona previos a la celebración de la misma. El servicio secreto esperaba un sexto atentado en la inauguración.

No es una trama de crímenes hechos porque sí

Y por eso la trama va más allá del hilo argumental principal…

Exacto, no es una trama de sucesos y crímenes hechos porque sí. Todo está hecho hiperrelacionado, ya verás.

Hay un momento en el que parece que la obra sea un dúo de protagonistas de héroe y esbirro, Rick y Joe, pero no es así. ¿Por qué decidiste prescindir de Joe en la trama?

Joe es un impresentable inspirado en un personaje real llamado Jonathan Wild. Este personaje se autodenominaba “Cazador general de ladrones del Reino de Inglaterra e Irlanda”. Este hombre era un criminal y que el escritor Henry Fielding lo recogió en su libro “The Life and Death of the Late Jonathan Wild” (1743).

Wild llegó un punto que su poder lo llevó a ser nombrado juez y la primera decisión que tomó fue usar a los criminales para capturar a otros. Es por eso que los primeros policías que había en Londres eran delincuentes mercenarios, ese cuerpo es conocido como los bow street runners.
Entonces Joe y Rick tienen un pasado en la India relacionados con la Compañía de las Indias Orientales y que le relacionan a sus conocimientos de botánica.

La trama se construye tras emplear esquemas en ordenador

¿Cómo has trabajado la trama de la novela El Jardín de los Enigmas?
Pues verás, la forma que empleo para organizar las situaciones y la trama se basa en crear esquemas que suelo hacer en ordenador. Este documento (Foto) me lleva a través de enlaces a otros archivos de documentación que describe todos los hijos de cada personaje, objetos o conocimientos.

Construcción de la trama

¿Qué me podrías contar de Dafne Loveray?
Dafne Loveray está también inspirada en otro personaje real Ada Lovelace, una matemática cuyo nombre real es Augusta Ada King, condesa de Lovelace. Ella es la hija del poeta Lord Byron que le hereda un carácter libertino.

¿Esa libertad que tiene Dafne responde a la especulación que su marido podría tener relaciones extramatrimoniales con personas de su mismo sexo?

Eso es ficción, Lovelace en realidad estaba casada con un hombre de la época que se negaba a permitir que su mujer fuera científica. Ella desarrolló un sistema de encriptación, fue la primera mujer que desarrolla un lenguaje que se basa a día de hoy todos los ordenadores actuales. No la primera mujer, la primera persona. Hasta el punto que el servicio de inteligencia estadounidense vigente lo han denominado Ada en su honor.
Volviendo al tema, su marido se opuso a que ella desarrollara una carrera científica. A él solo le preocupaba la vida de la alta sociedad – sus juegos, sus caballos- y a ella se le reconocen numerosos aventuras extramatrimoniales de la que la alta sociedad era conocedora.

Este personaje estaba muy ligado a su legado y que murió muy joven.

Hay algo que me ha interesado y es que en esta novela los personajes femeninos son libres ya sea por viudedad, la otra por estar soltera y la tercera por placer, ¿hasta qué punto has necesitado manipular la libertad de las mujeres de esa época para que den juego y no se vean como mujeres sumisas a los hombres?

Bueno, una de ellas lo es y lo es de verdad, Dafne, que de hecho publicó su trabajo bajo un pseudónimo en una revista especializada, cuando fue delatada lo denostaron y no fue reconocida hasta mucho tiempo después.
Helen es una mujer con carácter y tiene la suerte o no de estar sola, entonces no le queda más remedio que actuar con total libertad para tirar adelante su negocio, pues no tiene otro modo de vida.

Y Penny Ryan subsiste como puede con sus problemas. A veces el empoderamiento no tiene que partir de heroínas, sino que una mujer se puede empoderar de una forma convencional en la que realmente su forma de actuar está hecha con dignidad y que reclama su puesto en la sociedad y en la vida, no hace falta que sea Juana de Arco. No tiene que llevar armadura, lo que importa es el carácter, la actuación, la personalidad y la reclamación de su sitio en la vida.

¿Por qué cada personaje tiene un rasgos físicos muy marcado y en vez de idealizar son características negativas?
Bueno, pues en el caso de los dientes de Penny es porque las mujeres que ejercían la prostitución y que mal vivían bajo un clima contundente, no les quedaba otra que frecuentar bares y tomar ginebra por el bajo coste que suponía para entrar en calor, eso unido a una mala alimentación, las epidemias que existían eran muy frecuentaban, lo que diezmaba la salud.
No podía ponerle una belleza espectacular por eso.

¿Pero el resto?
Es la manera que el lector se sumerja en una historia de verdad y no en un cuento de hadas. En una sociedad tal cual y de esa manera lo vives de verdad.

De hecho, cuando dices “tiene los dientes largos o no tenía párpados”, eres tú. Yo no he dado detalles, yo he dado una pincelada y has sido tú quién lo ha imaginado.

I al imaginarlo tú, haces un esfuerzo de recreación mental de imaginación que te hace que te metes íntegramente en la trama, eso sucede con los personajes, pero también ocurre con las acciones. No hacer descripciones exhaustivas, sino pinceladas, tu eres quién termine de dibujar el ambiente y el cuadro.

Intento que hable ese personaje como hablaría en esa situación

No solamente ha sido en la trama, ¿qué otros elementos has tenido en cuenta para que yo como lector termine de imaginar y me olvide que estaba leyendo?
Pues haciendo, por ejemplo, los diálogos naturales. En vez de que hable como yo quiero que hable, intento que hable como hablaría ese personaje en esa situación. Obviamente hay que recortar ni tampoco puedes emplear un argot, cada diálogo tiene que ser breve y contar cosas interesantes. No puedes poner paja.

Pero tampoco eres directo en esos diálogos.

No, no, no, lo que tienes que ser es sutil. Hay que ser sintético con las cosas esenciales y contar una parte para que el lector deduzca la que no escribes.

Man Hoh Tang Serradell
Soy el Director de la Revista YOUNG España y también locutor de radio y actor. Me gusta escribir, informar y opinar sobre política internacional pues estudié Ciencias Políticas en la Universidad de Barcelona.

Burger King ofrecerá acceso directo al “Top Gamers Academy“

Publicación anterior

El Jardín de los Enigmas de Antonio Garrido es sencillamente magnífica

Siguiente publicación

Puede interesarte

Comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable YOUNG España .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios OVH.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Más sobre Libros