Ocio

Rafa Méndez: “Nos sentimos identificados con las personas que están sobre el escenario”

0

Queda poco para verte en ciudades como Madrid o Bilbao…

Te digo mejor las fechas, el 3 y 4 de septiembre en Madrid y luego el 10 en Bilbao, el 11 en Pamplona y el 28 de octubre en Las Palmas de GC y el 23 de octubre en Tenerife.

¿Y cómo llevas esto de preparar maletas para movilizar al equipo y salir de gira?

Lo llevo bien, la compañía es bastante joven y para quién no lo sepa “Canarias no es solo plátanos” su mayor impulso es ayudar a estos talentos salgan y tengan esta posibilidad, a mí lo que me impulsa esto es que ellos se muevan.

En realidad lo que estás haciendo es lo que te pasó a ti que fue que tuviste que desplazarte a Madrid para hacerte un hueco en este mundo, viendo la entrevista de El Faro (la SER) dijiste que tardaste veinte y tres años en dar el paso.

Pues sí, el motivo por el cual hago esta compañía es para que estos jóvenes canarios no tengan necesariamente que salir a vivir fuera, que se fomentara más el trabajo aquí, porque no es necesario ir a la gran ciudad para conseguir el éxito.

¿Cómo nació la idea de crear una compañía con gente autóctona para enseñar a los peninsulares lo que Canarias puede ofrecer?

Justamente eso, el hecho de venir siempre de vacaciones y verme en la calle bailando de forma autodidacta, gente muy buena que apenas se me puso, porque no tienen dinero para formarse o porque su estilo es urbano como los breakdancers y lo dan todo en la calle. Y al verlo en mi humilde mundo lo creé para darles trabajo, porque muchísima gente se queda por el camino, muchísima.

Llevamos muchos años así y debería cambiar”

Claro, al igual que en la música que triunfa uno de cada cincuenta, en la danza es uno de cada dos mil. No sé si a ti te ha pasado o alguien en tu entorno que decir a la familia “me quiero formar en danza” reciben una respuesta despectiva del estilo “eso no es una profesión”.

Si, sobre todo no muy cercano, pero si gente cercana que nunca me lo han llegado a reconocer, porque les avergüenza esa situación. Por suerte nunca me ha pasado que nadie me haya cuestionado mi profesión, en cambio a mis alumnos a veces sí, sus padres les dicen que tengan la prioridad de estudiar, pero no una carrera artística porque creen que es una profesión insegura.

A mí me hace gracia porque la vida es insegura, debería cambiar la forma de verlo y animar a los chicos a que hagan lo que quieran hacer.

Hay un tema que en esa entrevista de El Faro (la SER) comentas que defiendes un salario justo para los bailarines y que me parece interesante hablar. Decías que un bailarín suele cobrar unos 250 euros por concierto, ¿crees que esto va a cambiar después de la pandemia?

Ojalá, en esas entrevistas pasan que uno esté nervioso, pero que no tengan los datos correctos, es incluso menos. Lugo vi la entrevista, pero en otras ocasiones se llega a cobrar la mitad y en bruto. En algunas ocasiones hay bailarines que han llegado a acercarse al productor que le contrate y se los pague.

Me encantaría, pero llevo muchos años con eso, evidentemente no hago eso. También pierdo yo trabajo que está bien pagado para mí, pero para ellos no. No me interesa. No sé yo si va a cambiar, lo que pasa es que hay muy poca industria aquí.

A través de ellos al final nos sentimos identificados con las personas que están sobre el escenario ni necesariamente tiene por qué gustarte la danza para conectar con ello”

¿España fomenta el baile?

No es que lo fomente, de eso se encargan los mismos bailarines, pero las producciones, los productores no fomentan a los bailarines. Hay muchos bailarines y cada vez más y eso lo digo, que la parte que me toca que es danza urbana hay muchísimos, buenísimos y al mismo nivel que los americanos. Es una pena, pero hay poca industria y no se apuesta por nada. Hay dos cantes y uno o dos programas de televisión para veinte mil bailarines.

Volviendo a Canarias no solo plátanos, ¿nos podrías decir qué tienen de especial cada integrante de la compañía?

Son únicos, especiales físicamente en sus estilos de baile y luego provienen de una isla, de pueblos muy pequeños que tienen unos looks que no puedes llegar a imaginar o hablando más artísticamente sería como un mundo más mental precioso y yo invito a la gente a verlos, porque se van a sentir identificados con ellos. A través de ellos, al final, nos sentimos identificados con las personas que están sobre el escenario ni necesariamente tiene por qué gustarte la danza para conectar con ello.

No sé si para todos, pero para algunos de los miembros de esta compañía será su primera gira nacional.

Para la gran mayoría, por no decir a lo mejor que dos de los ocho que son, incluso para cinco será su primer escenario en Madrid y en la Gran Vía.

¿Y cómo te sientes cuando puedes ofrecerles esta experiencia a alguien que de otro modo no podría?

Pues un regalo para ellos y para mí, soy una persona muy agradecida, créeme cuando te digo de todo corazón que a mí lo que más me gusta es poder traerlos para aquí y sentir, como decías antes, prepararles las maletas y verlos en la ciudad y actuar. Es lo más bonito.

La danza es un arte corporal y gestual que hay mucho esfuerzo detrás del escenario, ¿crees que el público entiende y valora este esfuerzo después de programas de televisión como “The dancer” o “Fama a bailar!”?

Absolutamente si, Fama a bailar fue un programa que con el paso del tiempo he vivido con más cariño que las escuelas se petaron o que la gente que no tenía ni idea o los que iban a tirar la toalla recuperaron las ganas de volver a bailar.

Se veía el esfuerzo y ahora con “The dancer” incluso gente mayor se admiraba de los chicos y lo que dices, hablan de esfuerzo que tienes que dar para llegar a ser. Eso es maravilloso, el poder de la televisión, y debe ser este medio que esté bien usada la parte creativa y competitiva, que tenga un peso.

¿Hablas de visibilidad, no sé si ya lo has celebrado, pero cómo te sientes cuando dicen que París 2024 el breakdance será disciplina olímpica?

Me parece una maravilla, estoy esperando a ver como será la puesta en escena. Los breakdancer son muy de la calle y me los imagino en un tatami o en un parque, pero todo muy institucional, incluso que tengan que vestir con mallas. No lo sé, me hace mucha ilusión. Tengo en la compañía a Sergio que perfectamente que podría perfectamente miembro del equipo olímpico y lo comentaba con él.

¿Qué sientes cuando bailas?

Siento un silencio abrumador que me da paz y tranquilidad, con la edad que tengo, no es mucha, tengo cuarenta y dos, lo que más quiero en la vida es la serenidad y ese momento en Canarias no solo plátanos, cuando entro, entro con un rayo de luz y siento esa paz que tanto busco en mi vida.

¿Qué le dirías a la gente que cree que no va a disfrutar del espectáculo de danza, porque teme no entenderla?

Le diría que se abrieran, que abran la mente y lo que vean lo trasladen en sus vidas personales. En la música ocurre, ves una película, suena una canción y piensas en tu pareja sin venir a cuento. A mí me pasa con este espectáculo que ha habido gente que ha salido llorando porque ha conectado con su ex o una historia de su vida a través de la música, los gestos del bailarín o el baile. No era mi intención, pero a veces ocurre.

¿Qué pregunta no te han hecho antes y te gustaría tener la oportunidad de hablar?

¡Es muy buena pregunta! Tal vez hay un tema personal que no puedo hablar aún, es una pregunta que me gusta mucho para ayudar a las personas sobre una cosa que viví en mi familia y no es que no me haya atrevido a hablar, pero necesito tiempo para procesar antes de hablar. Me gustaría poderlo hablarlo para ayudar a la gente y normalizarlo.

Man Hoh Tang Serradell
Soy el Director de la Revista YOUNG España, conductor televisivo en FibracatTV. Me gusta escribir, informar y opinar sobre política internacional gracias a mis estudios en Ciencias Políticas en la Universidad de Barcelona.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Iniciar sesión Registrarse