Libros

Ernesto Ekaizer “Hay una sobreactuación consciente en la política”

0

Ernesto Ekaizer, Tras analizar en profundidad los hechos acontecidos entre la política catalana y española en su trabajo “Cataluña año cero” y su posterior desenlace con la detención de dirigentes independentistas, ¿Qué opinión le suscita la actitud política española?

Bueno, lo que tenemos ahora es una negociación de investidura de Pedro Sánchez. ERC se ha posicionado a favor de su investidura a cambio de algunas exigencias, mientras que la derecha se ha molestado, pero creo que aquí hay una sobreactuación.

Hay quienes utiliza esa sobreactuación para sus propios fines como es el caso de VOX, que cree vivir en la España de los años treinta, por fortuna y precisan usar esa liturgia de los años 30 para alimentar a sus militantes y votantes.

Ricardo Rubio / EP

Pero creo que la evolución política va mostrándose de forma paulatina una aceptación de que los hechos ocurridos en el octubre de 2017 eran un callejón sin salida para Cataluña y para el Gobierno de España que demostró que más que una solución, fue una represión perfectamente evitable.

En VOX precisan esa litúrgia para alimentar a sus votantes

Señor Ekaizer, ¿Por qué Cataluña Año Cero no se ha escrito como un compendio de notas periodísticas sobre estos hechos?

El libro “Año cero” está desarrollado a partir de la obtención de diferentes declaraciones mostradas en diferentes entrevistas.

Es un libro que pretende utilizar los métodos de la literatura de ficción aplicado a una sucesión de acontecimientos y por lo tanto el libro quiere introducir una mirada móvil ubicua y contradictoria en los núcleos esenciales de la acción.

En cada escenario lo que introduzco son las diferentes formas de visión desde muchas perspectivas, lo que favorece al lector tener una idea y llegar a sus propias conclusiones.

¿Qué le ha motivado para hablar de estos hechos Sr. Ekaizer?
Cuando veo lo que dice Rajoy en sus memorias y lo que dijo delante de Ortuzar es cuando me parece interesante contrastar ambas declaraciones una vez tomadas las palabras de las memorias de los primeros ministros o jefes del gobierno y ver que son tomados como si fueran notas de la biblia y no lo son.

Lo que me motivó a escribir “Cataluña año cero” fue que yo llevaba tiempo cubriendo los procedimientos judiciales de la instrucción del juez magistrado Pablo Llarenas, veía que era una instrucción muy desastrosa. Una instrucción predeterminada, hecha con el encargo que debía ser exprés.

La instrucción del procés era muy desastrosa, iba predeterminada

Ten en cuenta que el Supremo no se dedica a instruir causas, sino a realizar recursos de casación que proviene de los años 80 con la causa de las facturas falsas del PSOE y la financiación irregular del partido que marcó un precedente a la instrucción de personalidades que se beneficiaban de un derecho de aforados. Actualmente solo se admiten recursos cuando la instrucción se encuentra una situación avanzada.

En el caso del “procés” como la competencia del Supremo es muy discutible, deciden darse prisa en una carrera loca para terminar la instrucción.

En su libro hace hincapié, apenas empezar, de las divisiones dentro del sector independentista, ¿Cree usted que si hubiese habido concordancia entre Carles Puigdemont y Oriol Junqueras des del principio la actitud frente al 155 sería mejor o diferente al menos?

No, porque el fracaso del plan independentista ya lo menciona Puigdemont en la reunión del 25 que afirma “no tenemos ni a la gente ni los medios para hacerlo. No quiero pasarme treinta años en la cárcel ni hacer formal una república formal sin contenido alguno”.

El President necesitaba 4 millones de personas, en ese momento Puigdemont fue muy muy claro, cuenta un balance y lo que fue tremendo fue la negativa que recibió, salvó algunos casos, de los asistentes a esa reunión. Puigdemont quería tirar por unas elecciones tras hacer autocrítica y ERC se negaba a hacerla.

Puigdemont lo dejó claro, “hasta aquí hemos llegado”

También existía el miedo de que los votantes de ERC les castigaría si no se lograra nada tras el referéndum…
Ellos querían convocar elecciones (PDeCat) y eso se vio reflejado el día siguiente. Cuando Puigdemont llega a la conclusión tras la publicación del tuit sobre el 155 de Gabriel Rufián, que pedía movilizaciones delante del Palau de la Generalitat con proclamas de “traidor” y la amenaza de las dimisiones dentro de las filas del mismo partido, hace que Puigdemont vea que si se convocan elecciones ERC saldrá vencedor. Todo este interés partidista está en el juego lo cual es lamentable.

¿En esa reunión qué elección hubiese preferido escoger: elecciones y evitar 155; acatar el 155; o continuar la hoja de ruta?
Acatar el 155 era imposible porque en ese momento no existía, se mencionaba pero no se sabía cómo afectaría.

Es cierto, la Constitución Española menciona el artículo 155 pero no determina su aplicación…
Exacto.

¿Pero qué camino hubiese preferido usted que siguieran?
Elecciones que era lo que se esperaba en ese momento. Esa opción hubiera paralizado la aplicación de cualquier 155 pues la aplicación de un proceso electoral dejaría en suspenso la DUI que ya la había dejado así el mismo 10 de octubre cuando Rajoy le intima a postular una respuesta más aclaratoria.
Lo que está claro es que Puigdemont dejó claro algo que nadie se había atrevido a decir, “hemos llegado hasta aquí”.

Junqueras, influido por Mandela, ve la cárcel como un activo para contribuir a su programa

¿Por qué Oriol Junqueras no se unió al plan de Puigdemont de escapar de la justicia huyendo hacia otro país?
Bueno, porque creo que Junqueras tiene una visión más visionaria, cree que la prisión – influido por Nelson Mandela- es un activo, digamos que le permite crear una aura mística. Aunque nunca lo ha declarado. Cree que desde la prisión puede contribuir mejor a su programa. Pero es especulativo.

Oriol Junqueras en el Congreso de los Diputados. REUTERS / SERGIO PEREZ

Está claro que en todo el proceso todas las miradas se han cebado a hablar de los dos posicionamientos tangibles, los constitucionalistas y los independentistas, ¿qué pasa con los sectores de opinión situados en el centro?

Creo que lo que ha pasado en mi opinión los sectores independentistas se han mezclado muchos motivos de protesta diferentes, el independentismo inunda proclamas derivadas de la crisis económica iniciada en 2007-08.

Ya en el prólogo he mencionado la manifestación del 15M intensa que ocurrió frente al Parlament que obligó al President Artur Mas y a la Presidenta del Parlament Núria de Gispert a acceder al recinto en helicóptero para aprobar un presupuesto de recortes sociales. Ese momento se le ha nombrado el asedio al Parlament en 2011.

La movilización es muy agresiva y 19 personas son detenidas y enviadas a la Audiencia Nacional a ser juzgadas. En 2014 la Audiencia Nacional declara la absolución por el derecho de manifestación, reunión y opinión que los sitúa por encima del derecho parlamentario por el juez Ramón Saéz Valcarcel.

Esa lectura sigue la estela del Tribunal Europeo de DDHH que afirma que si tu penalizas mucho el derecho a manifestarte provoca desaliento, un concepto que tiene origen en la Corte americana. Ese sería un daño directo a la democracia.

El Parlament del 2015 se subió al barco antidemocrático y reaccionario en el que se encontraba la Fiscalía

GIANLUCA BATTISTA (El País)

De hecho esa decisión no les convencería a los dirigentes del Partido Popular que impulsaron una Ley Mordaza que penalizará las manifestaciones no aprobadas por la Administración, entre otros puntos…

Exactamente, esa Ley está dirigida para esa crisis del 2008. Pero lo que ahora dice la Audiencia es que prima el derecho de manifestarse frente a todo. La Fiscalía recurre la sentencia en casación para dirigirla al Supremo y el Gobierno de la Generalitat del 2011 pide una sentencia condenatoria y la recurre.

El Parlament recurre la sentencia, todos en el mismo barco antidemocrático y reaccionario en el que se encuentra la Fiscalía. Y eso que ya estábamos en el soberanismo, debíamos dar un escarmiento. No se podía permitir que la gente se movilice. Lo que quiero decir con todo esto es que este derecho de movilización va ligado al interés de los dirigentes, se apoya las movilizaciones del 1 y del 10 de octubre pero no el asedio al Parlament.

Man Hoh Tang Serradell
Soy el Director de la Revista YOUNG España y también locutor de radio y actor. Me gusta escribir, informar y opinar sobre política internacional pues estudié Ciencias Políticas en la Universidad de Barcelona.

Duerme y disfruta con las mejores actividades de invierno en el Pirineo Aragonés

Publicación anterior

Cataluña Año Cero de Ernesto Ekaizer es necesario

Siguiente publicación

Puede interesarte

Comentarios

No se permite comentar.

Más sobre Libros