Carlos Cuevas: “Julio Verne era un visionario”

Sé que te pillo liado a mitad de rodaje de la nueva serie de Netflix, “Smiley”, ¿Cómo está yendo?
Los rodajes muy bien, yo estoy muy contento, la serie es estupenda, el guión también, trabajar con mi amigo Miki Esparbé es una maravilla y bien, quedan dos semanas de rodaje, así que ya está todo el pescado vendido.

¿Qué proceso haces para mimetizar con tus personajes?
Intentar ser lo más empático con el personaje, entender qué le pasa y desde dónde le pasa, intentar entender su contexto y creértelo mucho para que creer mucho a ese personaje, si no no hay forma de que la gente se lo crea.

Es un acto de humanidad muy grande, en la que te dices que no eres esa persona, pero ¿qué pasa si lo soy un rato? Y relacionas a esta persona como mi madre, está mi objeto amoroso, este es mi trabajo y esta es mi vida. Entonces intentas reproducirlo con la mayor seriedad, con el mayor compromiso para que el espectador que vea eso y ya sepa que no soy yo, no es mi vida, porque la ficción es un pacto para friccionarla, se lo crea.