Carlos Cuevas: “Julio Verne era un visionario”

“Trabajar con mi amigo Miki Esparbé es una maravilla”

Para los que disfrutamos verte viendo “Madame Melville” sobre los escenarios, ¿cuándo te veremos sobre los escenarios?
¡Toma ya! Me encantaría, la verdad, siempre me caen propuestas, pero hay un problema con el teatro y es que son las fechas que son muy difíciles de cuadrar. El teatro se cierra con mucha antelación y cuando tengo un contrato, como ahora con “Smiley”, a veces tienes que renunciar a causa de los compromisos que no te permiten estar libre en unas fechas. Pero le tengo muchísimas ganas.

Aprovechando que hemos hablado del pasado, ¿qué recuerdas de esa etapa de tu vida?
Me cambió la vida, de arriba abajo, yo ahí entendí lo que era ser actor de verdad y ahí pegué un estirón, físico, a mis quince años, e interpretativo. Nunca he aprendido tanto como con Àngel Llàcer, Clara Segura y Montse Vellvehí que era el equipo.
En ese momento entendí que era todo y me enseñaron muchas cosas y aprendí qué tenía que ir al teatro para ver, qué leer. Me cambió la vida, la verdad.

¿Si volvieras a nacer, elegirías ser actor otra vez?
No, si volviera nacer y no supiera la vida que he tenido, volvería a ser actor, pero si tuviera una segunda oportunidad, me gustaría hacer otra cosa, porque soy muy curioso. Pero si no hubiera vivido una vida como actor, rotundamente sí. Porque me permite vivir doscientas mil cosas, no solo la vida, sino en un año entero. Este año he hecho una peli que hago de cura, otra de pirata y otra de camarero, me lo invento, te permite vivir tantas cosas, sentir cada contexto y conocer a tanta gente que me gusta.

A mí no me gusta tener una rutina, trabajar en una oficina, entiendo que a alguien sí, pero yo no podría, porque me agobiaría.

“Ser actor permite vivir doscientas mil cosas”

¿A dónde te gustaría viajar?
A la Patagonia, muy abajo, donde no haya gente y podría vivir únicamente con los animales.

¿Ya que te pica la curiosidad, qué profesiones te hubiera gustado formarte?
La arquitectura, el diseño, la historia del Arte… Si no hubiera sido actor, me hubiera gustado trabajar en un museo, ser el comisario de exposiciones o el diseñador, el arquitecto o escultor. Seguro.

Imagínate estar en un museo, ¿Qué obra te gustaría enseñarnos?
Me gustan mucho las esculturas, Jaume Plensa es un escultor que me encanta. ¿Sabes la escultura de la cabeza de la plaza España de Madrid? Esa es suya.