Txell Bautista: “No podemos evitar la realidad, pero se puede trabajar para cambiarla”

¿Cómo haces para estar cuerda?
Aparte del psicólogo cuando lo necesito, suelo buscar consuelo en la meditación, en el budismo. Cultivarme a mí misma.

Aspirar a poseer un buen cargo laboral, incluso cuando eras directora en LG, en un mundo predominantemente masculino y cito de tus palabras “estar en un mundo en el que ni las mujeres aspiraban llegar”, ¿te daba miedo estar ahí?
La verdad es que jamás lo he llegado a pensar y no fui consciente de eso, lo he empezado a visualizar con el tiempo. En ese momento disfrutaba tanto de mi trabajo y no me preocupaba nada ni me daba cuenta de los micromachismos que tenía en mi entorno en aquél momento. Yo a LG me lo he pasado tan bien que le tengo un cariño muy especial.

¿Cómo son los coreanos cuando son los jefes?
Cuando entras a trabajar para ellos lo primero que te hacen hacer es pasar una semana en su cultura. Estás en Madrid, comes comida coreana todo el tiempo y te hacen un curso de cultura coreana.
Lo curioso es que los coreanos nos ven como muy sociales, por ejemplo, en los ascensores entras y saludas, los coreanos a veces ni te responden.
Primero te avisan que no te lo tomes como algo personal, en sus normas sociales no saludan porque no te conocen.

¿Qué pasa si hay un coreano por debajo de ti?
No pasaba, por encima de un español siempre hay un jefe coreano, nunca pasaba lo contrario.

Anterior 1 2 3 4 Siguiente