Iñigo Aguas
Fotografías de Dario Cavero (@dario.cavero)

Iñigo Aguas: «He querido ser lo que me daba la gana con esta novela»

Cuarto libro publicado por Iñigo Aguas y tercera entrevista del autor en YOUNG. El autor de pamplona nos trae “Los chicos que juegan con fuego“, una novela romántica con tres chicos bisexuales como protagonistas.

Esta es la primera novela que el autor se permite la licencia de imaginar todos los escenarios y nos llevará a un pueblo de interior norteamericano para ponernos en la piel de Nate, Liam y Marc.


Buenos días Iñigo Aguas, ¿cómo llevas esto de publicar tu cuarto libro?

Pues bien, pero se me hace un poco raro, porque llevo tanto tiempo sin escribir, como que se me hace raro.

No ha pasado tanto tiempo Iñigo, el año pasado ya hablamos tú y yo.

A ver, el momento de la publicación es un momento como muy intenso y después, te tomas un tiempo y dejas aparcado lo de escribir y no sé, te quedas oxidado de alguna forma.

“Se me hace raro, hace tiempo que no escribo” – Iñigo Aguas

Yo no te he visto oxidado, de hecho, te veo más emocional en esta novela y también percibo menos escenas eróticas.

Me refería al escribir este libro. Que a raíz de escribirlo, me entran inseguridades. Lo he comentado con otros escritores y es algo común, cuantos más libros publicas, aparecen más inseguridades, tienen más miedos y les entran más dudas. Cuando escribí “Los Cuerpos de la habitación roja“, como tampoco tenía la seguridad de que se iba a publicar, pues tampoco me importaba lo que hacía y hacía lo que me daba la gana.

Y luego con el resto, como que hay una presión de sí, lo que vas a escribir va a mejorar a tus anteriores libros o no. Y el tema del sexo, yo pienso que es la novela que más escenas eróticas he puesto, respecto a todas las que he escrito.

“En este libro, todo se cuece a fuego lento”

No tengo la misma percepción, lo que sí denoto más en este libro es que se ve mayor madurez por tu parte.

En la bilogía si es verdad que el sexo se comportaba como un tercer personaje más, no se construye tanto como a una historia de amor. De hecho, ya desde el comienzo se habla de una atracción y luego pasa a un “te quiero”. En esta ocasión, en este libro, todo se cuece a fuego lento, igual por eso lo que has sentido.