Susphyria

Capítulo 19 – Gisele

0

– ¿Y él que hace aquí? -Alex preguntó más borde que nunca, refiriéndose a Dani.

-Lo invité yo. -ni una pizca de emoción, nada que solía verse en la cara de Amelie cuando veía a su novio.

-Bueno, si hay algún problema me voy.

-Nada tío, era sólo una pregunta. No solemos meter a nadie en nuestro círculo desde primero de la ESO. Eres un afortunado.

-Vaya, me tengo que sentir afortunado.

Había cierto sarcasmo, lo cual provocó una irónica sonrisa en la cara de Alex, que por poco se lo come.

-¿A dónde vamos?-pregunté para evitar un enfrentamiento de egos no deseado.

-¿Dónde siempre, no?-soltó Serena.

-Empieza a cansarme ir al mismo sitio siempre. Hay más bares, y donde el personal quizás sea más amable.

Era la primera vez que Amelie se quejaba de ir a su bar preferido. Nunca hemos cambiado de ubicación, y precisamente fue por ella. Siempre que estaba mal, veníamos a este sitio, donde ponían el mejor café bombón de la ciudad. Algo pasaba definitivamente con Amelie.

-¿Alguna sugerencia?-pregunté nuevamente.

Para sorpresa de todos, fue Dani el que contestó.

-Conozco un sitio, a unos diez minutos andando. Es barato, y pone unas tapas riquísimas.

-¿Es una cafetería?-en cuanto hizo la pregunta, Serena se dio cuenta de lo estúpida que fue.-No he dicho nada, olvidadlo.

Seguimos todos a Dani al misterioso lugar. Alex, Gonzalo y Serena iban por delante, con Alfred y un par de chicos más. Amelie iba justo detrás de ellos. La agarré por el brazo y tiré de ella hacia atrás.

-¿Estás bien?

Mi pregunta la pilló por sorpresa.

-Si claro, ¿por qué lo preguntas?

-Bueno, en ocho años que te conozco, nunca has querido cambiar de sitio. ¿Por qué ahora?

-Bueno, hay que conocer nuevos sitios. Además, empezaba a aburrirme de lo mismo.

Volví a tirar de ella, esta vez nos hemos quedado una frente a la otra paradas.

-Amelie, ¿Qué ha pasado?

Estaba manteniendo una lucha interna, lo podía ver en como temblaban sus labios, y sus ojos se humedecían.

-Oh cariño, ven aquí.

La atraje hacia mi y sentí como se echaba a llorar.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad