Viajes

Tenerife, lugares no turísticos para descubrir la auténtica isla

0

Tenerife es la isla con más superficie del archipiélago canario. Situado más cerca del continente africano, sus 2.034 kilómetros cuadrados ofrecen al visitante una experiencia única, unos parajes climáticamente muy variados y una riqueza en biodiversidad únicos en nuestro país.

No es lo mismo el clima del norte de la isla, más húmero y frondoso en sus paisajes que el sud, seco y árido cuyo protagonista es la arena y los sedimentos de roca volcánica.

Tenerife es conocida por tener el pico más alto de nuestro país, con una elevación de 3.718 metros sobre el nivel del mar, el Teide es uno de los escenarios más atractivos que ofrece la isla.

Antes de empezar diré que me he ahorrado en mi viaje lugares puramente turísticos, ya que he contado con la visita de mi compañero de redacción Andrés Herrera quién es tinerfeño de nacimiento.

Santa Cruz de Tenerife

A pesar de ser la ciudad más poblada de la isla, básicamente porque es el epicentro político de Canarias.
En Santa Cruz te ofrecen museos públicos que no tienen nada que envidiar. El museo de Bellas Artes tiene una reproducción de la escultura “Eros y Psique” que se encuentra en el Louvre y su entrada es completamente gratuita. Tres pisos de esculturas, arte canario, pinturas en un único lugar.

El Tenerife Espacio de las Artes ofrece dos colecciones de arte contemporáneo, pero básicamente la obra de arte es el edificio en sí. Incluye una biblioteca y tienda de recuerdos y me servía de referencia para luego pasear por el Mercado de Nuestra Señora de África.

Este mercado tiene una majestuosa puerta de entrada que rinde homenaje a los pesqueros y las relaciones comerciales con el continente africano.

En su interior, más de treinta pequeños locales, ofrecen comida preparada, carnes y frutas, además de una riquísima pastelería en el que te invito a probar.

Una visita obligada para entrar a hacer turismo en la zona es pasarse por el Museo de Naturaleza y Arqueología, en este espacio te hacen un repaso muy completo de animales y plantas que encontrarás en el archipiélago canario y es bastante moderno, por lo que incluye experiencias interactivas y animaciones visualmente impresionantes.
No puedo marcharme de esta ciudad sin hablar de su icono, el majestuoso auditorio de Adán Martín, muy reconocible por ser estilo del arquitecto Santiago Calatrava con paredes blancas y haciendo un homenaje a un barco invertido del que apenas sobresale el casco del barco.

Climas y biosfera

Si solo con subir al Teide, desde la cornisa norte, pasarás por cuatro climas diferentes, según vayas subiendo de nivel, su vegetación también corresponderá con inmensos y bellísimos parajes, fruto también de la tierra volcánica de la que se alza.

En un primer nivel y con un clima mediterráneo se alzan pinos canarios, más robustos que el pino convencional y con una altura media a los 12 a 16 metros de altura.

A mitad de camino y a la altura de las nubes, el espectáculo está asegurado con un frondoso bosque de pinos tan grandes que se confunden con secuoyas por sus troncos más anchos y su altura que se alzan por los 18 a 25 metros.

Pasadas las nubes el cielo queda completamente despejado, ofreciendo un entorno árido con apenas arbustos secos de los que se encuentra el observatorio astrológico más importante de Europa, a mitad de camino del pico.

El Teide, un santuario guanche

Las primeras civilizaciones que habitaron esta isla eran los guanches, palabra que ha llegado a nuestros días para referir “lo autóctono” -en gastronomía os lo explicaré mejor-. Esas civilizaciones se peleaban por el control de la isla, toda menos el Teide, pues su entorno era considerado espacio sagrado en el cual habitaba Guayota, el espíritu del mal.

Si no te apetece ascender a la cima, puramente, al final de la carretera hay un espacio de grandes rocas erosionadas por el fuerte viento del atlántico y que se han habilitado diferentes rutas para hacer senderismo respetando el entorno. Mi recomendación es hacer la ruta corta, de tres quilómetros, pues el desnivel es importante y te cansarás al tramo final.

Las piscinas naturales

En Tenerife es muy común encontrar playas de arena negra, pero en algunas localidades en el que aún se conserva las rocas volcánicas, existen las piscinas naturales. Común también en Gran Canaria, localidades como Bajamar, existen espacios rocosos que tienen cierta profundidad y se convierten en piscinas con el estancamiento de agua del mar tras golpear el oleaje a la costa.

En otro lugar, conocido como los charcos del viento, situado a la costa norte, se halla uno de los parajes naturales de costa más espectaculares de la isla. En este espacio, rocas erosionadas por el fuerte viento y oleaje, han dado paso a piscinas naturales y rocosos estancos de agua marina que permiten a los visitantes disfrutar de un baño calmado por la ausencia de marea en su interior.

Man Hoh Tang Serradell
Soy el Director de la Revista YOUNG España, conductor televisivo en FibracatTV. Me gusta escribir, informar y opinar sobre política internacional gracias a mis estudios en Ciencias Políticas en la Universidad de Barcelona.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Iniciar sesión Registrarse