Conéctate con nosotros

hola que buscas

Voy a quedarme

Capítulo 12 – Álex

Portada de Voy a quedarme en el que se muestran dos chicos con una tierna mirada detalle
Fotografía de Dario Cavero (@dario.cavero), Alex Peñas (@alexpg2) e Isma O'Sullivan (@_osullivan_)

Cada vez que sueño con una alfombra roja en Hollywood donde yo aparezco como director y me suena el despertador, me cago en todo lo posible. Primero, porque ese sueño es un asco; deberían que ser varias alfombras rojas en todo el mundo. Y segundo, porque me da mucha rabia que me explote la realidad en la puta cara. Sí, no soy director de cine todavía. Pero soy el mejor, y en Apolo no van a tardar en darse cuenta.

Mi ritual de cada mañana es sencillo. Despertar, salir de la cama, desayunar, asearme -a veces ducharme-, vestirme, recoger la mochila, salir de casa y coger el coche para ir a la universidad. De vez en cuando, entre el trayecto que separa mi hogar de donde he dejado aparcado el coche, paso cerca de auténticos pibones con faldas cortas o camisetas que parecen a punto de romperse de lo grandes que tienen las tetas. Y otras veces, si voy conduciendo, las dedico un claxonazo. Seguro que todas ellas presumirían de haberse acostado con un director famoso antes de que fuese reconocido. Pero eso no ocurrirá; soy demasiado inalcanzable para ellas.

Hoy no ha habido ningún pibón, por desgracia. Y me he comido un atasco. La decimotercera sinfonía del tráfico de camino a la facultad empezó con los motores rugiendo rabiosos por volver a arrancar. Después, se unieron los instrumentos de percusión que son los cláxones, y no tardaron en acompañar a la estrambótica melodía los improperios e insultos, como si formasen parte del instrumental de viento.

Ni teniendo la radio a un volumen alto y con las ventanas subidas me libré de escuchar a un subnormal gritarle a una mujer que iba delante de él. Hay muchos gilipollas por el mundo a los que les dan el carnet de conducir de gratis, fijo.

Esto en La La Land no pasa. El principio de esa película es demasiado basura musical.

Gracias a que salí con tiempo de casa, he llegado justo para ir corriendo a clase antes de que llegue el profesor. Menos mal que hay sitio cerca de la entrada. Recojo mis cosas con prisa, y salgo del coche dando un portazo. Me arrepiento en cuanto lo hago, porque ya tiene sus años y me tiene que durar hasta que me pueda permitir uno yo mismo. Echo la llave y salgo como alma que lleva al diablo en dirección al edificio.

No voy a dejar que se me joda todo ahora, cuando estoy tan cerca de terminar la carrera.

Anterior1 de 2
Síguenos en @revistayoungEs

Escrito por

Anuncio publicitario

Trending

Puede que te interese

Apps

El pasado lunes, Pau Casas, responsable de Snap en España y la Responsable de comunicación del sud de Europa, Marie Mure-Ravaud, presentaron en la...

Gamers

Tras una exitosa andadura en la distribución y localización de videojuegos, CD PROJEKT centró su atención en el desarrollo de su propio juego, que...

Gamers

SQUARE ENIX ha desvelado hoy nueva información sobre el próximo parche 6.2 de FINAL FANTASY XIV Online, titulado “Buried Memory”, durante la última retransmisión en...

Anuncio publicitario