Conéctate con nosotros

hola que buscas

Festivales

Lo mejor del Indie&Doc del cine Coreano

Durante la primera quincena de junio se ha celebrado la cuarta edición del “Indie & Doc” Festival de Cine Coreano, organizado por el Centro Cultural Coreano junto al Festival de Cine Independiente de Seúl. Este año se han programado un conjunto de 18 películas coreanas, el doble respecto a ediciones anteriores, entre largometrajes y cortos, que se han podido ver en la Cineteca de Madrid y también online, a través de Filmin.

Se trata de films producidos en el último año que han ofrecido una panorámica del reciente cine independiente de Corea del Sud. Alejadas de los fuegos de artificio de los típicos thrillers coreanos, estas películas, dramas en su mayoría, hablan de las dificultades que atraviesan personas comunes en la actualidad; problemáticas como la precariedad laboral, la desigualdad económica o el aislamiento social representados crudamente, pero también con optimismo en el futuro.

A continuación, las 3 películas que más nos han gustado del “Indie & Doc” 2021:

3. Us, Day and Night (Kim So-hyoung, 2020)

¿Qué pasaría si tu pareja trabajase de día y tú en el turno de noche y sólo pudierais compartir una hora al día? Eso es lo que propone este cortometraje tierno, melancólico y sencillo en el que a través de la repetición de los días y las noches vemos los esfuerzos de una joven pareja por mantenerse unidos, a pesar de los escasos momentos que comparten, en un mini piso que evidencia las estrecheces económicas de la actualidad. Ágil montaje y buenas interpretaciones de los protagonistas en este corto ganador del Premio especial del jurado en el Mise-en-scène Short Film Festival.

2. Moving On (Yoon Dan-bi, 2020)

Tres generaciones bajo un mismo techo. La joven Ok-ju y su hermano pequeño, Dong-ju, se mudan a la casa de su abuelo durante unas vacaciones de verano, junto a su padre, en dificultades económicas tras su divorcio, y su tía, en plena crisis conyugal. La ópera prima de la directora coreana Yoon Dan-bi es una película que cuenta entre sus mejores bazas con un guión inteligente, sutil, que retrata con acierto a esta familia en crisis, al mostrar las diversas ausencias, sentimentales, emocionales y de buena salud en el caso del anciano, que sufren sus miembros, interpretados todos ellos de forma muy creíble. En el lado negativo, cabe destacar que integran el film, sobre todo su primer y segundo actos, un conjunto de escenas de gran naturalismo, pero escasa contribución al desarrollo dramático de la historia.

A pesar de sus altibajos y de su ritmo irregular, Moving On es un film estimable, en la línea argumental del cine del japonés Hirokazu Kore-eda; una historia sobre reencuentros familiares y el valor del amor como forma de superar las dificultades personales.

1. Lucky Chan-sil (Kim Cho-hee, 2019)

Chan-sil es una productora de cine que se encuentra en paro tras la repentina muerte del director con el que ha trabajado durante toda su carrera. Desempleada y sin dinero, comienza a trabajar como señora de la limpieza en la casa de una actriz amiga suya y conoce a su profesor de francés, un joven cineasta del que se sentirá atraída. En ese momento, la protagonista se cuestionará su vida en soledad y su frustrada trayectoria profesional y empezarán a emerger, figurada y literalmente, sus fantasmas.

Lucky Chan-sil está escrita y dirigida por Kim Cho-hee, productora de una decena de films de Hong Sang-soo. Para su debut en la realización, creó un guión con una fuerte carga autobiográfica en el que denuncia las dificultades de las mujeres que deciden orientar su vida hacia el trabajo e intentan abrirse paso en ámbitos tan tradicionalmente patriarcales como el mundo del cine. El libreto abunda en frescos diálogos entre los personajes, unos seres tiernos y cálidos, y divertidos guiños cinematográficos.

La ópera prima de Kim Cho-hee es un film amable y bienintencionado que conjuga con acierto el drama con elementos cómicos y fantásticos, y desemboca en una satisfactoria conclusión sobre el poder de la imaginación y de las ficciones como medicinas frente a una realidad habitualmente insatisfactoria.

Escrito por

Oriol Rubio es entusiasta de la cultura audiovisual, amante de la ficción, seguidor de la ciencia ficción y amigo de soñar despierto. “Para ser feliz en este mundo y en esta dimensión tengo suficiente con ir al cine y abrir los ojos”. Colaborador en el portal web de cine cinemaficcio.com ha desarrollado una carrera de crítico cinematográfico perspicaz y arrolladora.

Puede que te interese