Sea Fever

La tripulación de un barco pesquero recibe la visita de una bióloga marína experta en anomalías cuya visita coincidirá con un descubrimiento insólito que podría poner en peligro el destino de la humanidad.

Modesta producción irlandesa que resulta un hibrido entre “monster movie” y película de infecciones víricas. Dicho así suena bastante interesante, ¿verdad?.

Pues cuenta con una dirección solvente, buena atmosfera y un reparto que cumple, bien arropado por dos secundarios de oficio como son Dougray Scott y Connie Nielsen y unos fx resultones.

¿Entonces cual es el problema de la cinta?, pues para mi la indecisión a la hora de decantarse por uno de los subgéneros a los que se adscribe.

El monstruo tentacular enorme remite a Lovecraft inevitablemente pero es una presencia omnipresente que infunde miedo si, pero deviene más en el origen de un virus cuyos síntomas son para el que escribe “demasiado reales”, distando para mi bastante de una producción de género de las que me gustan ver.

Es como que apunta demasiadas cosas pero luego prefiere quedarse en la superficie de todas ellas, resultando un largometraje entretenido pero lejos de ser memorable.

Aquellos que les guste el fantástico “serio” y tal vez con mensaje -algunos apuntan al ecologismo- encontrarán una buena propuesta. Por el contrario, quien busque un film de bichos como podría ser la divertidísima “Deep Rising”, aquí no es.