YOUNG España

Soy bisexual, ¿y qué?

Cuanto más parece que avanza la sociedad, en derechos y libertades, vemos en varios ámbitos socio- económicos que esto parece no ser del todo cierto.

La sensación que nos puede suscitar la situación que vivimos en nuestro país puede ser similar a lo que una persona siente cuando, sediento en un desierto tras una larga caminata, empieza a ver un espejismo donde ve agua, personas, vida.
Esa ilusión óptica producida por una gran necesidad y por el cansancio, es muy creíble porque es lo que nuestros sentidos parecen percibir. Sin embargo, aunque no seamos del todo conscientes, es algo que crea nuestra mente.
Me siento así cuando, asumiendo mi tendencia sexual, me relaciono con personas de grupos en pro de las tendencias sexuales menos habituales o que han sufrido más represión a lo largo de los años, como son las lesbianas, los transexuales, los intersexuales, los bisexuales como yo, y los gays (comunidad LGTBI). Pienso que allí puedo estar más “en mi ambiente”, porque son personas que luchan por sus derechos y promueven la libertad de decisiones propias.

Me siento así cuando, asumiendo mi tendencia sexual

Puede que yo sea una persona muy sensible, soy consciente de ello. Percibo detalles minúsculos que a otros pueden pasarles desapercibidos, en cuanto a relaciones sociales. Por eso mismo, cuando llevo un tiempo (pongámosle, 3-4 horas) en un contexto social concreto, empiezo a sentirme cómoda o no tanto. El no tanto, me lleva a dejar ese grupo social, porque sé que con el tiempo eso iría a peor.
En todo esto hago referencia, concretamente, a grupos corales o de deportes diversos, exclusivos de personas LGTBI. Allí encuentras diversidad de tendencias sexuales, igual que diversidad de personas. Sin embargo, como en cualquier grupo, hay colectivos que pueden representar más al mismo y otros menos. Por mis percepciones sensibles de las que antes hablaba, siendo yo bisexual, sentí como si no hubiera más que un huequito en el grupo. Y vamos a ser sinceros, a nadie le gusta sentir que tiene un “huequito”, cuando quería ser vista para promover que su propio grupo sea más valorado en la sociedad.
Con todo lo anterior quiero decir que, aunque se nos quiera mostrar una realidad llena de luz y color, no todo es tan colorido. Siempre se vera más lo que más destaque, por ejemplo el rojo o el verde. Si eres marrón, no se te vera tanto. Y a mí eso no me da a entender que todos somos iguales, sigo viendo diferencias en como uno es visto por los demás, o tratado. No te tratan mal, ni mucho menos, pero no eres de color verde ni rojo, por tanto igual no ofreces esa claridad que parece ser que a la mente humana le es necesaria para entender las cosas.

Soy bisexual, puedo enamorarme igual de un hombre que de una mujer

Lo mismo sucede en política, más lo estamos viendo hoy día. Las cosas que no son dicótomas, se enturbian, confunden a la gente. Sin embargo, seria mejor que intentáramos hacer el esfuerzo por ver opciones diferentes, que también existen y son parte de la sociedad. Todos aportamos, por tanto todos queremos ser igual valorados que los demás, como mínimo.
Soy bisexual, puedo enamorarme igual de un hombre que de una mujer, me atrae un cuerpo bonito de una mujer y un cuerpo bonito de un hombre. No me gusta todo el mundo. Me gusta quien me gusta, sin pensar todo el día en sexo ni en vicios diversos. Simplemente mi campo de opción es más amplio, y al mismo tiempo por eso soy más selectiva a la hora de encontrar a alguien que me guste, porque de la variedad uno se vuelve más exigente, al ver más puertas abiertas. Esa es la realidad de un bisexual. No tenemos dudas sobre que decidirnos, tenemos claro lo que somos y lo que nos gusta.

Agregar comentario

  • Responsable YOUNG España
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://revistayoung.es/aviso-legal/.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lidia Fuentes Alonso

Colosal, intensa, indescriptible. Me licencié en psicología y posteriormente realicé un máster de psicología clínica, sin embargo tengo muchos conocimientos del porvenir humano, más que por mis estudios, debido a mi vida tortuosa y por mis supuestas "etiquetas mentales".
Espero poder mostraros mi particular visión de la vida, que os interese y entretenga.

Sucríbete

Te puede interesar