YOUNG España

El poder de las palabras

En vista de los últimos acontecimientos, uno se para a reflexionar, y se da cuenta que la forma en la que se usan las palabras no es la más correcta.

Las declaraciones de Marta Rovira (ERC) afirmando claramente amenazas de ejército en las calles y muertes, en una tertulia radiofónica, me han hecho retroceder en el tiempo, precisamente a mi época del instituto, dónde uno de los profesores que más admiraba me dijo que el poder y la fuerza de las palabras, suele ser más poderoso que el de una simple bofetada.

Y de eso me gustaría hablar en el siguiente artículo, o, mejor dicho, me gustaría hablar de cómo se utilizan las palabras para hacer llegar mensajes, a veces de forma manipulada – no por los periodistas – para que sus propios convencidos aplaudan con más fuerza.

Tertulias como escaparate

Foto: La Razón

Las declaraciones en Rac-1 de la número 2 de Junqueras, sorprenden cuanto menos. Primero, porque reconocen que lo que ella dijo, fue fruto de conversaciones privadas, de manera que hace público algo que es privado, y lo segundo, dentro del relato que vienen haciendo, suben el tono, llegando a afirmar sin ningún tipo de pudor que “ muchas fuentes contrastadas y fiables, nos decían que habría sangre, que no serían pelotas de goma como el 1 de octubre, que la cosa sería contundente” o “ el Govern no estaba dispuesto a asumir una escena de violencia extrema con muertos en la calle” dejan claro que ya no se filtra nada de lo que decir para que su público esté aún más orgulloso de lo que está (si es que verdaderamente lo está).

El truco de verter mensajes a través de tertulias, deja claro que no saben qué hacer para mantener en marcha toda la maquinaria que han puesto en marcha. Después de asumir que algunas cosas que habían dicho las dijeron porque sonaban muy bien, ahora, toca volver a echar un poco de leña al fuego para que avive, y que mejor manera que un mensaje en forma de más victimismo afirmando sin pudor escenas más propias de una guerra.

Alguien, debería decirle a esta clase de políticos, que el truco de los mensajes mediante tertulias u entrevistas, está muy usado y muy visto, ya que, no aporta ninguna prueba y lo peor de todo, suelta el titular antes de hacer lo que debería, denunciarlo en un juzgado y demostrar que verdaderamente eso se dijo, ya que, haciéndolo de esta manera, lo único que se percibe, es ganas de “venganza” o de endurecer aún más la situación de tensión con titulares muy sonoros, pero poco verídicos.

Mantener la tensión

Embed from Getty Images

Lo que también queda claro de este movimiento, es que lo único que se busca es mantener la tensión, cosa que provoca que la economía se vaya al traste y que una parte de la ciudadanía pueda tener cierto miedo a que su vida siga con normalidad.

Esto que les importa poco, queda claro con los movimientos que están manteniendo, por cierto, muy sectarios, no es más que el destruir por destruir usando todo lo que esté en su mano para vender un éxito que no tienen, y un victimismo del que se han apropiado como excusa para ocultar lo que es un secreto a voces: ni estaban preparados, ni eran mayoría… en fin, que no se debió hacer.

Para mantener esta tensión, además, buscan palabras que suenen fuerte para que sea todo mucho más “heavy” de lo que es. Exiliados, presos políticos… vamos, que ahora vivimos en una máquina del tiempo que nos lleva de forma perpetua al pasado, porque, que yo sepa, todos ellos han sido cargos públicos, han tenido a su disposición coches oficiales… es decir, han ejercido como políticos de pleno derecho hasta que se han saltado las leyes y les han cesado, lo digo, porque estoy muy cansado de que me llamen fascista, verdugo, represor, anti demócrata… incluso estoy muy harto de que gente de mi familia pueda ser increpada por lo que pienso o por lo que digo, básicamente, porque estos gestos son justamente esto que algunos me profieren.

Vuelvan a la cordura

Puedo entender el proyecto de Marta Rovira & cia, aunque no lo comparta y no comparta su modus operandi. Creo que si hay un error grave que han cometido, es precisamente el uso desmedido de vocablos y palabras muy sonoras, pero poco adecuadas a lo que todos hemos visto. El proyecto independentista es muy lícito, pero se ha equivocado yendo por el derrotero por el que ha querido ir.

Creo sinceramente, que ha llegado el momento de que empiecen a darse cuenta que todo esto ha sobrepasado cualquier limite, y sobretodo, que no ha servido para nada. Es momento de volver por un momento a la cordura y darse cuenta que así, con todas estas declaraciones y con las acciones que hemos visto, sólo se llega a la nada. El uso de la retórica, los medios, las imágenes y su impacto… han sabido manejarlo excelentemente, pero, no han obtenido lo que esperaban, o al menos eso creo yo, porque si no, habría que preguntarse si lo que querían era esto, es decir, todo lo que ha ocurrido hasta ahora.

Es momento de parar, reflexionar, corregir alguna declaración mal hecha, y sobretodo empezar a darse cuenta que la ciudadanía está pagando muy caro un viaje a Ítaca que, de momento, no ha pasado de Palamós y que ha dejado tocado el “barco”. Señora Rovira, lo dije en Twitter, y vuelvo a decirlo, lo que debería hacer es ir a un juzgado y denunciar esto que ha dicho en la radio, pero, lo que no le acepto, es que haga acusaciones sobre algo tan serio como armas, muertes y militares, sin ningún pudor, y con el mero hecho de arrastrar 3 votos más del PDECat a su partido, ya que si este es el motivo, lo que usted deja claro, es que usa el poder de las palabras para generar más tensión, más frente y menos cohesión, que es lo que ahora se requiere.

Agregar comentario

  • Responsable YOUNG España
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://revistayoung.es/aviso-legal/.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Marc Guallar

Comunicador desde muy joven.
Me encargo de la edición de las secciones de Opinión y Actualidad de la Revista Young. Informar, acercar la opinión al resto, desde un medio independiente y plural, un reto alucinante para los tiempos que estamos viviendo. ¿Lo seguimos junt@s?

Sucríbete