YOUNG España

Coco: la magia del cempasúchil

El cine nos acerca al mundo. Nos acerca al corazón de cualquier parte del mundo. Pasando por rigor del cine etnográfico, el cine también radiografía sentimental y críticamente las culturas de nuestro planeta. Saca a la luz estilos de vida que, a golpe de luz de proyectores, se instalan en la mente de miles de espectadores.

El que más rápida y notable difusión ha adquirido es, sin lugar a dudas, el american way of life. Y, el cine, en tanto que fábrica de sueños, resulta el instrumento ideal para fabricar y vender estilos de vida, ideas y sueños. Pixar, Disney y Dreamworks son tres ejemplos de ellos.

Aparte del innegable éxito comercial de sus películas, estos grandes estudios cinematográficos cuentan, entre sus objetivos, con el deseo de emocionar sin ir en perjuicio de la razón. ¿Cómo sale Pixar ganando tanto en taquilla como a los corazones de medio mundo?¿Cuenta con una fórmula mágica o es el inevitable destino del despliegue de un presupuesto casi multimillonario?¿O es que somos demasiado gregarios y todos soñamos con el american dream?

Cómo PIXAR sale ganando en taquilla

Pues, para todas las sorpresas, la última película de la alianza Pixar-Disney, Coco, ha arrasado en taquilla (153 millones de dólares americanos tras su primer mes de estreno), convirtiéndose en la película de animación más taquillera de la historia de México y repitiendo fórmula siendo su resultado tan satisfactorio como con Toy Story (John Lasseter, 1995), la primera perla que gestó Pixar.

Coco vuelve a descargar las armas de los críticos que buscan la crisis creativa de este imperio de sueños animados. Pero no hay decepción. Tan sólo queda rendirse, bajar las armas y caer en la seducción de la nueva película de Pixar-Disney.

TREMENDAMENTE HUMANA

Entretenimiento, emoción y reflexión sobre los temas universales desde una aproximación tremendamente humana, bella y accesible para cualquier espectador del planeta es el resultado de la nueva película de animación de Pixar y lo hace paradójicamente desde una de las fiestas más singulares de América: la del Día de Muertos.

Coco es un nuevo reto para el estudio de animación. Pese a haber generado críticas desde su ideación, Pixar ha estado a la altura del pueblo americano: alejándose de la ridiculización o la crítica de esta fiesta católica, la productora de animación le rinde homenaje con una película que ensalza la belleza y el atractivo del pueblo que habla sobre sus gentes, que expone la gran diversidad de familias mexicanas sin caer en estereotipos, y que, además, y por encima de todo, arranca el corazón de la cultura mexicana para hacer, como sólo Pixar hace, un clásico del cine de animación sobre temas tan universales como la familia, los sueños y la compasión como medio de progreso personal y social.

Se enfrentaba en un principio en caer en los estereotipos mexicanos

Además, Coco desprende una gran sensibilidad sobre grandes temas humanos como la supervivencia de los muertos por medio de los recuerdos, la música como el lenguaje de las emociones, la pasión como vehículo irrefrenable; revela, además, la necesidad humana de hacerle frente a la muerte y a las adversidades de la vida.

El protagonista de Coco, Miguel, es el último descendiente de Los Rivera, una familia marcada por el abandono de la familia de uno de los progenitores, el padre de Coco, por la música. Desde entonces, la familia arraigó su sustento económico en torno a una fábrica de zapatos. Tal vez como metáfora del uso del zapato como facilitador del movimiento, del caminante y su camino, la familia Rivera impide, desde el principio, que el pequeño Miguel se convierta en cantante, como su mayor ídolo Ernesto de la Cruz.

El Día de Muertos en la película se recrea fantásticamente a partir de la inclusión de elementos reconocibles de su cultura,incluyendo alebrijes, papel picado, con el que se da comienzo a una primera escena al más puro estilo de Up, la chancla de la abuela y especialmente el cempasúchil. Esta es la flor típica que cubre las tumbas, calles y altares de los mexicanos en este día tan especial. Su color anaranjado y brillante sirve de guía a los muertos para que lleguen a los vivos que reclaman su presencia mediante sus ofrendas.

 

Este conflicto sueños-tradición es un esquema clásico de las pelis de Pixar y de los cuentos de tradición popular americana como, por ejemplo, El Mago de Oz, con el que comparte numerosos elementos en común: el viaje a través de un mundo mágico, la maduración personal o la desmitificación del héroe. Además, en Coco resuenan otras obras cinematográficas como La novia cadáver (Tim Burton, 2005) y literarias como La divina comedia de Dante, por el descenso a los infiernos. No es de extrañar que el pequeño xoloitzcuintle que acompaña a Miguel en su travesía al inframundo se llame Dante.

La novia cadáver, de Tim Burton

La cinta dirigida por Lee Unkrich y Adrián Molina cuenta con las voces de Gael García Bernal, Benjamin Bratt, Reneé Victor, entre otras muchas, que encarnan a personajes memorables. La narración está cargada de una emotividad indudable: la fascinación que siente el espectador ante el imaginario desplegado frente a sus ojos, junto con las escenas musicales que erizan la piel, reafirman su precandidatura al futuro clásico de Pixar. Y no sólo eso, además, muy probablemente, la Academia le nominará en su próxima edición a Mejor Película de Animación.

Todo le parece salir rodando a Coco. Sin embargo, su originalidad cuestionable por la repetición de constantes de sus predecesoras pixeanas así como el tratamiento abusivo pro-familiar de la película la descatalogan del futuro Olimpo de las Grandes Películas de animación: el rechazo absoluto ante la muerte y la soledad de la marca de la casa sitúa al espectador potencial en un estado de ilusión precario en el que la recepción  de la película se convierte en una celebración de los placeres de la vida lejos de los grandes sacrificios y meditaciones que se requieren para valorarlos. Aún así, la increíble luz naranja del cempasúchil que conecta el mundo de los muertos con el de los vivos, conecta, a través de la pantalla, al mundo de la magia y de la emoción, con el de los humanos que necesitamos sentir la magia de la vida a través del cine.

 

PUNTUACIÓN

(4,5 / 5)

Agregar comentario

  • Responsable YOUNG España
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://revistayoung.es/aviso-legal/.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pablo Borrega

Del '97. Cinéfilo y nómada por el mundo en potencia. Estudiante de Psicología y Filosofía.

Sucríbete