Actualidad

Mireia Rey: “Carmen Polo fue un reto por el hecho de que fuera un personaje histórico”

0

La actriz Mireia Rey la hemos visto recientemente en la última película de Alejandro Amenábar Mientras Dure la Guerra o en 100 metros de Marcel Barrena. En su currículum no falta una sólida carrera televisiva en Der Barcelona Krimi dirigida por el oscarizado Jochen Alexander Freydank y sus andaduras en los escenarios teatrales.

Pero de todo esto, YOUNG ha querido conocerla un poco más y sacarle la vena cinematográfica en esta entrevista que os dejamos a continuación.


¿En qué momento te planteaste que querías dedicarte al mundo de la interpretación?

Yo había estudiado interpretación y de hecho actuaba en obras de teatro y también había hecho cortometrajes y alguna colaboración en proyectos más grandes, pero siempre teniendo otro trabajo.

La verdad es que toda mi vida había soñado con ser actriz de forma profesional aunque no me acababa de creer que esa fuera una opción para mí. Siempre le veía los problemas y focalizaba en los obstáculos. Fue acercándome a 30 cuando tuve una crisis grande y me di cuenta de que no podría ser feliz si no me permitía intentar de verdad cumplir ese sueño.

Toda mi vida había soñado con ser actriz

¿Qué consejo le puedes regalar a aquellXs lectorXs que les gustaría dedicarse a la profesión de la interpretación?

Pues que tengan paciencia y que se cultiven mucho interiormente. Esta es una carrera de fondo y creo que es importante difrutar de cada cosa que haces por el camino: de cada proceso, del aprendizaje, de la preparación, del trabajo de mesa… Y no solo de cuando te contratan para actuar. Porque eso no sabes cuando va a pasar.

Te puede hacer muy infeliz la expectativa de que las cosas tienen que pasar en unos tiempos irreales que a veces nosotras mismas nos marcamos. La vocación es otra cosa. Y también que ocuparse también va muy bien: seguir aprendiendo cosas que te ilusionen, por ejemplo. Hay mucho trabajo que puedes hacer mientras no te salen castings ni proyectos.

A parte de actriz, también eres dramaturga y directora. ¿Dónde te sientes más cómoda?

Sí. Pues la verdad es que todo me gusta aunque sufro más con la dramaturgia y la dirección. Saca mi parte más sesuda y exigente. Actuar, aunque también me exijo de alguna manera en ello, tiene algo que en sí mismo es terapéutico y liberador. Me gustan las tres cosas muchísimo pero creo que ser dramaturga y directora es perfecto si lo combino con el contrapunto de la actuación. Sinó sufro demasiado, jeje.

¿Cuál dirías que ha sido el personaje que te ha supuesto un reto más difícil?

Pues cada personaje tiene su reto, la verdad. Incluso el que a priori te resulta fácil. Esos a veces tienen más peligro porque pierdes el foco. Quizás diría que Carmen Polo. Tenía la presión de la magnitud del proyecto, el reto de que debía dibujar un arco lo más interesante posible teniendo apariciones breves y el hecho de que fuera un personaje histórico que estaba en el imaginario vivo de muchas personas.

La actriz Mireia Rey interpretando a Carmen Polo en “Mientras Dure la Guerra”

Uno de los grandes éxitos de tu carrera ha sido formar parte de la película Mientras dure la guerra. ¿fue muy duro el proceso de casting para llegar a conseguir tu papel como Carmen Polo?

Duro no fue exactamente. Más por la gestión de nervios por mi parte pero en unas dos o 3 semanas creo que fue, ya supe que haría yo el trabajo y esto ayudó. Es relativamente poco.

Además, Eva, Yolanda y sus asistentes fueron muy amables conmigo y lo pude disfrutar mucho. En segundo casting conocí a Santi Prego que sería mi marido y fue encantador. Durante la espera del resultado, claro, tuve que respirar mucho y desapegarme.

Decir aquello de, “ya está hecho. Ahora ya no depende de mí.” Y no lo llevé del todo mal. Pero vamos que tuve que poner todos mis conocimientos zen al servicio de estar serena, jeje. Supongo que era normal, me hacía muchísima ilusión.

¿Cómo viviste la experiencia de trabajar con Alejandro Amenábar?

Artísticamente fue una experiencia especial a la que no estaba acostumbrada. Él te guiaba hacia su visión y te llevaba sin tú tener el dibujo total de lo que iba a ser la película. Eso solo está en su cabeza. Así que fue un ejercicio de total de confiar en el genio. Hasta que no vi el film en pantalla grande no tuve muy claro lo que había hecho del todo. Es increíble lo que hace. Sabe muchísimo.

Y a nivel personal fue como estar en “Vacaciones en el Mar”. Fue todo espectacularmente bien. Él fue muy amable al igual que todo el equipo y me sentí muy bien acogida. Así que traté de estar presente, tranquila y disfrutar de la experiencia. Todo el mundo, él el primero, trabajaban al máximo nivel de una forma amorosa y respetuosa. Aprendí mucho estando allí y pudiendo verlo.

¿Nos puedes explicar alguna anécdota del rodaje?

Pues mira. El último plano que rode, que además yo no sabía que sería mi ultimo en el rodaje, fue el detalle en el que le doy la mano a Karra. Y de repente, aquello aparentemente sencillo se nos atravesó. Cuadrar la mano, en el foco, las sombras… Vamos que fue el plano que más tomas tuvo de los que yo hice. A todo esto era tarde por la noche y estábamos en lo que se suponía que era el paraninfo, con 300 figurantes allí sentados presenciando el momentazo. Cuando por fin conseguimos hacerlo Karra y yo nos abrazamos efusivamente celebrándolo.

Entonces anunciaron que yo había acabado el rodaje y toda aquella platea, que pacientemente había esperado con un calor de la leche, se alzó y empezaron a aplaudir efusivamente y me regalaron una pequeña gran ovación. Yo no sabía donde meterme así que un poco fruto de no saber qué hacer y de la euforia pegué un gran salto por los aires a modo de saludo. Mis compis de maquillaje y peluquería aún se ríen. Verme saltar por los aires con la mantilla fue toda una postal, parece ser.

Tengo la fe de que todo se podrá retomar en un tiempo

¿Tienes algún nuevo proyecto que nos puedas explicar?

No tengo nada que pueda concretar a la vista. He hecho algunas pruebas ilusionantes durante el confinamiento pero de las que aún no se sabe nada.

Tenía unas sesiones de rodaje en una serie de Movistar+ y también estaba involucrada en la creación de dos obras de teatro que han quedado paradas por la pandemia. Tengo la fe de que todo se podrá retomar en un tiempo pero prefiero no decirlo mucho para no gafarlo, jeje.

Para finalizar, Mireia ¿Cómo te ves de aquí a 10 años?

Uy uy uy pero ¿cómo voy a contestar a eso? Os puedo decir lo que deseo pero cómo me veo… Fíjate, si antes no era muy partidaria de aventurarme, imagínate ahora. ¿Quién nos iba a ver confinados a todos hace 4 meses?

Lo que me encantaría es poder decir que tengo una vida plena y tranquila en la que me gano la vida de una forma que me hace feliz.

Ruben Dario Fernández Torrón
El meu nom és Rubén Darío Fernández Torrón, sóc de Barcelona. El cinema i el teatre son les meves passions. Estic diplomat en art dramàtic i optometria.

Las 4 tendencias en corte y color para cambiar de look tras el confinamiento

Publicación anterior

El español GranKhan publica su disco debut Auriga

Siguiente publicación

Puede interesarte

Comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable YOUNG España .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios OVH.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Más sobre Actualidad