Cine

“La Luz de mi Vida”: La Coyuntura Familiar

0

En 2009 Casey Affleck  se ponía por primera vez tras una cámara para dirigir a Joaquín Phoenix en su ya, célebre documental, I’m Still Here: The Lost Year of Joaquin Phoenix, un polémico y transgresor relato donde Phoenix dejaba a un lado la interpretación para probar suerte en el mundo de la canción.

Ahora, casi diez años después, con un Oscar y una paternidad entre medias, el pequeño de los Affleck vuelve a sentarse en la silla de director para entregarnos un relato humano y sereno sobre la relación fraternal de un padre y una hija. Además aquí Affleck no solo dirige, también escribe, produce y protagoniza lo que quiere ser una historia sencilla sobre las relaciones humanas y una mirada a un mundo postapocaliptico (igual cada vez mas terriblemente cercano) donde él y su hija intentan esconderse de una fuerza desconocida.

Ya desde la escena inicial la cámara de Affleck deja claro que su mirada es la mirada cálida de un padre necesitado de cariño y abandonado a su suerte, al que solo le queda el poder de conseguir que su hija crezca y triunfe en un mundo enfermo y pervertido.  Sirviéndose de elementos formales que recuerdan demasiado a The Road (John Hillcoat, 2009) y con un guion cuyo contenido es similar a Hijos de los Hombres (Alfonso Cuarón, 2006) el relato bracea entre un quiero y no puedo de la capacidad de Affleck y Pniowsky para conmover o aburrir al espectador.

Las miradas entre los dos protagonistas en un ambiente de intemperie total hacen que la historia se llene de verdad, pero tras esos ojos y esa dulce capacidad de ambos para quererse y anteponerse a los pocos agentes externos con los que se encuentran, nada más que puede quedar un vacio formal y narrativo en el que la atención del asistente se irá viniendo abajo en semejanza con el mundo que rodea a la pareja protagonista.

La complicidad entre los protagonistas, la constancia actoral de Anna Pniowsky y la sutilidad detrás de la cámara de Casey serán lo más interesante de un conjunto distópico ya demasiadas veces visto y relatado en la pantalla.

[usr 2,5 text=”true” tooltip=”false]

Pablo Vergara

Tatuajes pequeños para hombres, una tendencia que sube como la espuma

Publicación anterior

Mau y Ricky estrenan “Bota Fuego” el tema con Nicky Jam

Siguiente publicación

Puede interesarte

Comentarios

No se permite comentar.

Más sobre Cine