YOUNG España
Portada » ESTRENOS DE CARTELERA » FESTIVAL BARCELONA - SANT JORDI » “La Importancia de llamarse Oscar Wilde”: Corazones Rotos

“La Importancia de llamarse Oscar Wilde”: Corazones Rotos

Pocas figuras del mundo del arte en Inglaterra son más importantes o han tenido tanto reconocimiento como la de Oscar Wilde, por eso centrar una película en su existencia puede ser un caramelo envenenado ya que debes conseguir atraer la atención de unos espectadores que conocen de sobra el personaje al que estas tratando.

Ruppert Everett se lanza, en su opera prima, a contarnos los últimos años de vida del gran dramaturgo inglés. Deja a un lado sus días de gloria y sus éxitos para centrarse en la cara B y en la desconexión de un genio de su familia y amigos. Everett puede acertar en basarse en esa época de su vida ya que a nivel narrativo es mucho más interesante y le puede otorgar más matices o variantes a la historia, pero es evidente que no le saca todo el jugo que debería.

Con una puesta en escena de corte clásico y bien ambientado a finales del Siglo XIX el director intenta acercarnos e interesarnos por un hombre en la ruina (física y moral) que por su condición de homosexual es condenado y encerrado sin conseguir dar con la tecla adecuada en casi ningún momento.  Debido a un maquillaje excesivo y a un lenguaje ostentoso, la película no consigue desarrollar y mostrar sus virtudes y así las carencias se hacen más dueñas de la pantalla.

Nos encontramos con una historia demasiado previsible y ajustable a muchas otras producciones británicas, las cuales por intentar construir un exterior creíble salen a la luz los defectos de su interior lastrados por un guion sin fuerza narrativa. Todas las relaciones personales entre los personajes (hablamos solo de las personales porque no hay otras) son maniqueas o falseadas nadie consigue traspasar el muro que parece que separa a actores y espectadores para intentarnos hacer llegar una narración que debería ser tierna sobre la perdida, el sufrimiento y el devenir de las personas cuando entran en una espiral sin rumbo de amores y desamores.

L a importancia de llamarse Oscar Wilde no es más que otra película británica, cuidada estéticamente pero descuidada narrativamente, donde todo tiene un buen aspecto exterior pero un vacío interior demasiado grande para unos personajes que sufren tanto en su vida.

Puntua este artículo

Pablo Vergara

Agregar comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable YOUNG España .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios OVH.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descarga disponible
Revista de Junio con Jorge Gonzalez

RSS YOUNG Politics

¡No te pierdas nada!