Cine

“Gracias a Dios”, prueba de fe

0

François Ozon se atreve con todo. En su último film, el cineasta francés decide alejarse de su inconfundible sello personal, caracterizado por el erotismo y el humor más mordaz enmarcados (casi siempre) en historias protagonizadas por mujeres y, en su lugar, nos adentra en un pavoroso relato basado en hechos reales contado desde el punto de vista de tres hombres.

Cuando Alexandre Guérin (Melvil Poupaud), un hombre de fe que vive en Lyon con su esposa e hijos, descubre por casualidad que el Padre Preynat (Bernard Verley), el sacerdote que abusó de él cuando aún era un niño, sigue trabajando con menores, decide romper su silencio y hacérselo saber al Monseñor Barbarin (François Marthouret), arzobispo de Lyon. Al suyo propio, se unirán los testimonios de otras víctimas, como François (Denis Ménochet) o Emmanuel (Swann Arlaud), y juntos emprenderán una cruenta lucha por obtener justicia.  

Los adeptos al cine de Ozon se sorprenderán al encontrar una faceta hasta ahora inexplorada en los más de veinte años de carrera del francés. En ‘Gracias a Dios’, el director se deshace de su lado más provocador, optando por no mostrar explícitamente los detalles más escabrosos de tan truculenta historia, concediendo total protagonismo a los testimonios de los afectados. Durante 137 minutos, nos sumergimos en un viaje que se detiene en el estudio de la fe, la fragilidad masculina y la veracidad de la Iglesia como institución, sin excesos, ni estéticos (el director opta por una fotografía más austera), ni dramáticos, lo que contribuye a la verosimilitud del relato.

Con ‘Gracias a Dios’, Ozon firma su primera película sobre un tema de actualidad. El resultado es un ‘Spotlight’ a la francesa que deja de lado la parte más mediática del suceso para poner todo el foco sobre las víctimas. Sin embargo, a pesar de sus buenas intenciones, la cinta de Ozon queda lastrada por su excesiva duración, haciendo que por momentos resulte agotadora y repetitiva. En otras palabras, puede que esta no sea la obra más redonda de su director, pero tampoco pretende serlo. Su mayor triunfo reside en el compromiso que Ozon demuestra a la hora de retratar el delicado tema que aborda, anteponiendo la cámara a sí mismo casi como si de un documental se tratase. En definitiva, ‘Gracias a Dios’ es una cinta modesta, incisiva, y, sobre todo, necesaria.

En cines el 18 de abril.

Fran Medina
Me obsesionan los cómics, los videojuegos, el cine y el espacio (y ya cuando se juntan las dos últimas ni te cuento).

    “Gent de ploma i marabú”, el libro que hace un recorrido por la historia de la comunidad LGBTI en Barcelona

    Previous article

    ‘Blaze’: La vida de una anti-leyenda

    Next article

    You may also like

    Comments

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Información básica sobre protección de datos

    • Responsable YOUNG España .
    • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
    • Legitimación Su consentimiento.
    • Destinatarios OVH.net.
    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
    • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    More in Cine