YOUNG España
Portada » ESTRENOS DE CARTELERA » “Stan & Ollie”: Dos Artistas y Una Sonrisa

“Stan & Ollie”: Dos Artistas y Una Sonrisa

¿Qué es comedia? No lo sé. ¿Lo sabe alguien? ¿Puedes definirlo? Todo lo que yo sé es que he aprendido a provocar risas, y eso es todo lo que sé sobre ello. Tienes que aprender qué hace reír a la gente y proceder de acuerdo a ello (Stan Laurel).

Stan Laurel y Oliver Hardy formaron durante los años de cine mudo y de principios del cine sonoro (década de los 20 y 30, mayormente) una de las parejas cómicas más importantes del celuloide americano junto a Chaplin, Lloyd o Keaton se repartían las sonrisas y los agrados del público.  Stan & Ollie es un nuevo acercamiento a estas dos figuras inseparables.

Jon S. Baird, director de la cinta, no se centra en la época dorada de la pareja sino en sus últimos coletazos, adentrándose de lleno en la última gira que Laurel y Hardy hicieron por Europa cuando una gran cantidad del público ya se había olvidado de ellos. La película traza esta gira con una increíble delicadeza y una emotividad pasmosa, dado que es muy complicado ofrecer un biopic sobre figuras tan importantes del espectáculo sin caer en sus vicios o en sus egos. Baird lo consigue dibujando siempre una puesta en escena tan cálida como acogedora que hace que añoremos esos tiempos de gags previsibles pero enormemente divertidos entre el dúo.

Tanto John C. Reilly (Oliver Hardy) como Steve Coogan (Stan Laurel) están a la altura de la grandeza de sus personajes debido a una complicidad en pantalla solo posible gracias a la química que reside entre ellos y al cariño con el que interpretan a sus personajes, bien secundados por sus esposas que enriquecen aun más el poder interpretativo de la película, y como verbalizan en la propia película, nos ofrecen dos dúos cómicos a la altura de uno.

Entre los gags típicos de la pareja se cuelan los entresijos personales de dos compañeros, dos amigos, que tuvieron sus mas y sus menos sobre todo a raíz de la aparición de Oliver Hardy en una película con otro compañero, eso hace que la cinta se convierta en una tragicomedia y que deje a un lado las risas (solo por un momento) para adentrarnos en los conflictos dramáticos de sus personajes.

La película no se tuerce en ningún momento siendo siempre fiel y respetuosa a sus actores ya que lo son todo en esta película y ofreciendo una escena final bonita, emotiva sin caer nunca en la facilidad del melodrama y lo lacrimógeno. Un más que correctísimo biopic para recordar de nuevo a dos figuras indispensables del cine, ya que la gran mayoría de la comedia que nos encanta se debe a su legado y a su ingenio.

Puntua este artículo

Pablo Vergara

Agregar comentario

  • Responsable YOUNG España
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://revistayoung.es/aviso-legal/.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vine't al cinema a la Sant Jordi BCN Film Fetsival

Suscripciones