Cine

“Deber Cumplido”: La Verdadera Batalla

0

El cine bélico siempre ha constatado parte de la historia fundamental del cine, en especial del americano. En EEUU ha gustado retratar la valentía y el patriotismo llevado a cabo por sus soldados que van a la guerra y luchan por defender a su país. Pero a raíz de la guerra de Vietnam, algo cambio en la mentalidad de los directores americanos a los que les empezó a interesar mas las secuelas morales, físicas y psicológicas de la contienda dejando a un merecido segundo plano, el campo de batalla y el polvo de la guerra.

En El Cazador, de Michael Cimino se abordaba este tema sin complejos, con rabia y con una mano de hierro digna de una de las mejores películas de la década de los 70. Ahora Jason Hall parece coger el testigo de esta temática y tratarla en todas las películas que escribe. Deber Cumplido es una versión menor, descafeinada y algo más sosegada de El Cazador ya que el tratamiento narrativo es equiparable pero los elementos narrativos son mucho más planos, banales y autocomplacientes que en la película de Cimino.

Como si de una continuación de El Francotirador se tratase (Película cuyo guion también es de Jason Hall) aquí también vuelve a partir de una historia real para transportarnos a las consecuencias de la guerra de Irak obsesionado por las debilidades psicológicas de sus protagonistas y centrándose en la vuelta al hogar, sin aparentes taras, al menos físicas, que como verbaliza uno de los soldados de la película parece que son las únicas secuelas a las que la gente les da importancia. Posiblemente la mayor virtud de la película sea el tratamiento gélido y distante del sistema sanitario americano que lejos de ayudar a sus “héroes de guerra” solo les construyen trabas para su recuperación emocional total. También ayuda la gran actuación coral de su reparto en especial de Milles Teller que engrandece su figura con una actuación que constata lo que ya se dejaba entrever en Whiplash, que Hollywood tiene en él un gran actor para el futuro.

Jason Hall debuta en la dirección con buen pulso pero sin llegar a emocionar ni a conmover, todo está tratado de una manera correcta y clásica pero sin llegar a despuntar con alguna muestra de talento que rompa el relato. Es otra mirada más hacia el mismo punto común de El Francotirador y aunque se trata de una película bien construida y de fácil visionado no estaría de más recordarle a Hall que la vida es mucho más que las consecuencias emocionales de una guerra.

[usr 3 text=”true” tooltip=”false]

Pablo Vergara

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Iniciar sesión Registrarse