Conéctate con nosotros

hola que buscas

Cine

” Los Archivos del Pentágono”: La Raza Periodistica

NOR_D10_061217_0738.raf

La década de los 70 fue una época constante de cambios en la sociedad americana y en varias de sus vertientes artísticas, un lapso de violencia, de políticos y pacifistas asesinados, en pleno auge del movimiento hippie. También en esa época un grupo de directores cambiaron la forma de ver, crear y entender el cine, una generación de jóvenes influidos por la Nouvelle Vague francesa que tomarían señas de identidad de estos directores y lo plasmarían en sus películas, exigiendo cambios en todas las directrices del país. Casualmente uno de esos jóvenes sigue haciendo cine 40 años después y se centra en dicha década en su último trabajo, ese joven es Steven Spielberg.

Los archivos del Pentágono irradia verdad sobre los cuatro costados y trata de ensalzar la prensa escrita, como ya hiciera hace un par de años la semejante en fondo, Spotlight, película a la que puede recordar en varios compases de la cinta sobre todo por las actuaciones rabiosas y contenidas de sus protagonistas luchando por no dejarse vencer por los poderes superiores, haciendo gala de que la verdad siempre debe salir a la luz, cueste lo que cueste, hunda a quien hunda.

Spielberg, dentro de los vaivenes irregulares de una carrera portentosa pero larga en el tiempo,  vuelve a darnos una obra intensa y a demostrar que cuando tiene un material interesante entre manos con actores de talla mundial se convierte en un valor seguro y no defrauda.  Una de las mayores virtudes de The Post es la construcción y la elevación al poder, fruto de la casualidad, de Meryl Streep, una mujer que manda en un mundo de hombres y que se eleva en cada plano como la extraordinaria actriz que siempre ha sido. A su lado, Tom Hanks, posiblemente el personaje más inteligente, más mordaz y más periodista de pura raza de toda la cinta; ya que cada comentario suyo es una patada a la política y a las clases dirigentes de los países, todo ello cargado de ironía y de cinismo lo cual ensalza su valor. Esta construcción de personajes voraces por dar luz a la verdad y por no dejarse vencer por los decretazos de unos políticos nefastos y mentirosos hace que la película tenga una condición humana y empática mucho más alta que otros trabajos del director americano.

La cámara navega en los entresijos de una redacción secundaria, en lo que a repercusiones mediáticas se refiere, el Washington Post siempre al rebufo del gran y solvente líder que es el New York Times, con un montaje académico, sin alardes ni artificios, mostrando gente que solo quiere hacer su trabajo de la manera más honrosa posible y ser la voz de los ciudadanos. Una película necesaria, en la línea de Todos los Hombres del Presidente, para entender los cambios en la sociedad americana y la importancia de la prensa escrita en esa década y en cualquiera. Ya que parafraseando a Kofi Annan, Premio Nobel de la Paz, “Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”.

[usr 3,5 text=”true” tooltip=”false]

Escrito por

Anuncio publicitario

Trending

Puede que te interese

Gastronomía

Hemos estado en el SLVJ Moraleja, la nueva propuesta gastronómica que quiere reinventar el concepto que tenemos de la comida nipona, dando un toque...

Entrevistas musicales

La cantante y compositora Alice Merton lanza su segundo álbum titulado S.I.D.E.S, en el que los toques rockeros e indi se mezclan con el...

Anuncio publicitario