Conéctate con nosotros

hola que buscas

Cine

“El Tercer Asesinato”: El peso de la (in)justicia

El ser humano puede ser despiadado, cruel o bondadoso pero sean cuales fueran nuestros actos, buenos o malos, la justicia debería caer sobre nosotros, o no. La nueva película del magnífico director japonés trata sobre dichos conflictos, cuando un hombre es totalmente culpable de algo y cuál es el precio que debe pagar por dichos actos, o en otras palabras cual es el precio que la justicia le debe hacer pagar por haber cometido un crimen tan grave como privar de una vida humana.

Koreeda marca el relato con un enfrentamiento verbal entre ambos protagonistas, abogado y acusado y les hace dialogar, discutir sobre las acusaciones y sobre todo yuxtaponer pensamientos y formas de entender el significado de la palabra justicia, por lo que gracias a una puesta en escena seca, visualmente oscura y apagada, haga que las escenas entre ellos sean lo más interesante de la película. Como en casi todo su cine, también aborda la temática familiar y las relaciones padre hija, construyendo unos personajes más interesantes y más redondos pero sin centrarse demasiado en dicha temática ya que en esta cinta, a diferencia de otras de su filmografía, prefiere centrarse en el sistema judicial.

Pero no todo es tan simple, asistimos a un complejo rompecabezas ya que su composición es mucho más intrincada y enrevesada haciendo que en la primera parte de la película el espectador ya haya llegado a muchas y distintas conjeturas y a ninguna conclusión, en este galimatías de estructura es donde se pierde un poco la fuerza de la narración, impecable por otra parte, haciendo que la cabeza del espectador este más confusa todavía que la del abogado protagonista.

Lo que el director pretende es jugar todas sus cartas a la vez haciendo que el espectador también forme parte de la historia como si de un miembro del jurado se tratara, sin terminar de resolver ni de explicar que es lo que verdaderamente ha pasado, pero este desconcierto generalizado desemboca en unas escenas finales guiadas por una composición de planos magnificas en las que el espectador se embarca en un disfrute generalizado por la maravillosa forma de narrar del director japonés. Abriendo cada vez más preguntas, en lugar de cerrar con respuestas dejando volar tu imaginación sin llegar a una conclusión final cerrada y verdadera, demostrando que el poder de la justicia no es del todo correcto y reconociendo que el juez, como cualquier persona humana, puede errar equivocarse y meter la pata en un veredicto final dejando a nuestro protagonista en una encrucijada entre varios caminos a seguir y al espectador con la sensación de haber asistido a una obra compleja, de difícil destilación pero ejemplar en su forma y en su ejecución final.

Con todo ello Hirokazu Koreeda nos hace llegar una película no de fácil visionado y mucho menos de fáciles conclusiones pero de una belleza formal absorbente e hipnótica, que sobre todo hará que tu mente se maneje saltando de un veredicto a otro para intentar impartir la mayor justicia o injusticia posible.

[usr 3,5 text=”true” tooltip=”false]

Escrito por

Anuncio publicitario

Trending

Puede que te interese

Gastronomía

Hemos estado en el SLVJ Moraleja, la nueva propuesta gastronómica que quiere reinventar el concepto que tenemos de la comida nipona, dando un toque...

Entrevistas musicales

La cantante y compositora Alice Merton lanza su segundo álbum titulado S.I.D.E.S, en el que los toques rockeros e indi se mezclan con el...

Anuncio publicitario