Opinión

LA FRIALDAD EUROPEA: “NO ES UN CAPRICHO, ES UNA NECESIDAD”

0

Últimamente, los debates de radio y televisión, no paran de comentar una imagen que a todos nos ha llegado hasta lo más profundo de nuestras almas. La imagen de los refugiados intentando llegar a Europa, y los problemas que ponen esos gobiernos.

Parece mentira, que en pleno siglo XXI la imagen que está dando la Unión Europea, sea la de frialdad, cuotas, fronteras… ¡Basta ya! Si precisamente esos ciudadanos quieren llegar a Europa, es porqué en sus países, sus vidas corren peligro.

“ENTRE LOS REFUGIADOS HAY TERRORISTAS” AFIRMABA JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ

Hace unos días, el ministro del interior de España, Jorge Fernández Díaz, nos demostró porqué la derecha tiene a Donald Trump o Viktor Orbán como referentes políticos,  diciendo que hay que vigilar con los refugiados, ya que, pueden infiltrarse terroristas islamistas. ¿De verdad alguien espera que nos lo creamos?

Habría que decirle al señor Fernández Díaz, que en España, durante el período de la dictadura, muchos españoles fueron inmigrantes o refugiados, algunos dentro de su propio país, otros, fueron a Francia o Alemania, a intentar que sus vidas fueran mejores. No deberíamos pasar por alto, las imágenes que nos llegan des de la frontera de Hungría con Serbia, o de Turquía con Grecia… en fin, no deberíamos ignorar las imágenes que nos llegan des de esas zonas fronterizas.

Creo, que aquella Europa de todos que nos prometieron, está muy lejos de la realidad. Hoy, vemos como miles de vidas, suplican entrar en la eurozona para poder empezar una nueva vida, aquella que en sus países ha sido interrumpida por la guerra, y, ¿Qué hacen nuestros políticos? La respuesta es muy básica, nada, más que poner trabas aludiendo a las cuotas, o a cualquier motivo, mientras que, como siempre, los ciudadanos siguen dando la talla.

LA RESPUESTA DE LOS GOBIERNOS ES MUY BÁSICA, NADA.

Es vergonzoso, tener algo así a la vista, y que se intente hacer como si no pasara nada. Durante todo este tiempo que llevo dedicado a la radio, y por tanto, a la actualidad, nunca pensé que vería algo parecido, y mucho menos, que hubiese gente que le diera igual, o que en su defecto, prefiere que no vengan con el único motivo de que su ideología política es demasiado extrema (derecha) como para ayudar a nadie.

Los caprichos, pasan por El Corte Inglés, las vidas y las personas, por las fronteras. Puede sonar cruel, pero, para hacer entender a todos esos que miran a otro lado la realidad de los refugiados, hay que ser igual de crueles que ellos.

Podrán decir todas las burradas que quieran, podrán poner todas las excusas que les vengan a la cabeza, pero, no podrán parar a los ciudadanos, esos, que saben perfectamente que cuando hay que colaborar y arremangarse, pues sin ningún problema se arremangan. Parece mentira que la vida cotidiana y la vida política estén tan lejos y a la vez tan cerca.

Donde unos ven cuotas, otros ven vidas, donde unos ponen fronteras, otros ayudan a personas, donde unos ven caprichos, otros ven necesidades. Empecemos a pensar si la Europa que tenemos, se parece a la Europa de la “liberté, égalité, fraternité y solidarité” o más bien, es la Europa de las políticas xenófobas que como Le Pen u Orbán hacen que la llegada derefugiados sea polémica, cuando debería ser algo en lo que todos los países trabajaran unos con otros con el único objetivo de darles cobijo y cubrir su necesidad, la necesidad de poder reemprender sus vidas lejos de la guerra y el hambre.

 

Marc Guallar
Comunicador desde muy joven. Me encargo de la edición de las secciones de Opinión y Actualidad de la Revista Young. Informar, acercar la opinión al resto, desde un medio independiente y plural, un reto alucinante para los tiempos que estamos viviendo. ¿Lo seguimos junt@s?

MISIÓN IMPOSIBLE: NACIÓN SECRETA

Publicación anterior

MA MA: EL RECOMENDADO DE LA CARTELERA

Siguiente publicación

Puede interesarte

Comentarios

No se permite comentar.

Más sobre Opinión