YOUNG España

“Suburbicon”: La Reiteración de un Estilo

Los Hermanos Coen son muy particulares, son particulares en su modo de entender y de hacer cine y sobre todo son particulares en sus películas, todas escritas también por ellos de ahí que lo que sale de su pluma tenga un rastro inconfundible a sello Coen.

Suburbicon es un barrio, un barrio perfecto sobre el papel donde nunca pasa nada y donde todo el mundo querría vivir porque las amas de casa cocinan estupendas y riquísimas galletas y donde los hombres van al trabajo y luego vuelven a su perfecta casa con su perfecta familia. Pero evidentemente, como en todas partes, nada es lo que parece y debajo de esas falsas sonrisas ahondan problemas y tensiones. Eso es lo interesante del relato lo que te lleva a querer indagar más en él los problemas y carencias de la perfecta sociedad americana de la época (o de la actualidad).

La película  lleva el inconfundible sello Coen en todo momento, en su trama, en su desarrollo, en sus personajes, en sus diálogos y sobre todo en la resolución de los conflictos de esos personajes, en la torpeza de cada uno de ellos y en las consecuencias de dicha torpeza. En resumen, muchos personajes sacados de la mente de los genios de Minessota se podría definir en: como he llegado a esta situación tan absurda si mi objetivo era otro completamente equidistante. Y desde que visualizas en la pantalla por primera vez un personaje Coen sabes reconocer su aroma a kilómetros. Aquí Matt Dammon es un personaje Coen, es primo hermano del William H Macy de “Fargo” y del George Clooney de “Quemar Despues de Leer”. Ya lo has visto antes pero si te gusta lo seguirás disfrutando porque los Coen no han perdido ni un ápice de su talento para dibujar personajes tan atractivos como desgraciados, aunque aquí muchos de ellos no son personajes brillantes simplemente meras fotocopias de su estilo.

Las carencias de esta narración a diferencia de otras, está en la forma poco original de resolver ciertos aspectos de la trama y sobre todo en los primeros compases del relato no poder atrapar del todo al espectador basándose solo en la magnífica e impresionante actuación de Noah Jupe, un niño que se come en muchos momentos a actores de la dimensión de Matt Dammon o Juliane Moore. Por lo que aunque la película contenga cinismo y alma de comedia negra no consigue ser tan redonda como películas anteriores de los Coen, ya que aunque esta no la dirijan ellos George Clooney parece un brazo ejecutor de su guion ya que conoce perfectamente lo que Joel y Ethan quieren transmitir. Mismos elementos, misma forma de resolver tramas pero algo fallona en la ejecución de dichas tramas, eso hace que Suburbicon se encuentre más cerca de LadyKilllers que de la extraordinaria Fargo.

Comparte este artículo con tu gente

Pablo Vergara

Agregar comentario

Publicidad

Publicidad