YOUNG España
Restaurante Escuela Zefiro| Foto: foodandtravel.mx

Un restaurante chino, denunciado por su campaña publicitaria sexista

El local ofrecía grandes descuentos a sus clientas según el tamaño del sujetador

Como afirma Ángeles Sepúlveda, cofundadora de AMUVI, asociación que ayuda a las víctimas de agresiones sexuales en Andalucía: “El machismo no es solo una palabra, es una forma de actuar y de pensar en el mundo, que favorece la desigualdad y va más allá”. Va a todos los ámbitos de la sociedad: el laboral, económico, educativo, empresarial, etc.

Caso de lo ocurrido hace unos días en la ciudad de Hangzhou, China, donde un restaurante llamado Chaoxia ofrecía a sus clientas diferentes descuentos en función del tamaño de sus senos. Las condiciones se exponían en la puerta del local: “El talle 75 obtiene 5 por ciento de descuento. El 80, un 15 por ciento. El 85, un 25%. El 90, un 45%. El 100, un 55%. El 105, un 65%”. 

 

Restaurante chino Chaoxia. Foto: thesun.co.uk

 

Según el propio restaurante, que en todo momento se mantuvo ajeno a la barbaridad cometida, la campaña fue un éxito que atrajo a muchísimas clientas, deseosas de ahorrarse a toda costa una media de un 20% en la consumición del local. Sin embargo, tan pronto como se viralizó la noticia, los empresarios del Chaoxia recibieron centenares de críticas en las redes sociales:

“Juzgar a las personas según el tamaño de los senos es humillante. Esto es vulgar”.

“Qué horrible, poniendo a algunos en desventaja debido al tamaño de sus senos”.

“Otro restaurante sin cerebro”.

“¿Cómo juzgan el tamaño de los senos? ¿Con sus manos?” 

 

La oferta se anunciaba en un gran cartel explicativo. Foto: cuantarazon.com

 

Finalmente las autoridades han cerrado la campaña publicitaria de Chaoxia, al considerarla un atentado contra la dignidad de la mujer, e incluso, ser contraria a la ley de la publicidad china. Por desgracia, es probable que no pase mucho tiempo antes de que un nuevo empresario de la noche aliente este tipo de comportamientos o haga la vista gorda ante este grave problema social.

 

La rebaja era clara: a más teta, más descuento. Foto: kannada.boldsky.com
Comparte este artículo con tu gente

Antonio González Aguayo

Licenciado en Historia y Arte Dramático. Si eres de los que empiezan a leer los periódicos por la última página, este es tu sitio. Bienvenid@!

Agregar comentario

Publicidad

Publicidad