YOUNG España

¿Y si nos dedicáramos a querernos?

En tiempos como los que estamos viviendo, nunca está de más pararse a observar y ver que no vamos bien. El daño está hecho y hay que repararlo cuanto antes.

Estos días, donde las noticias caducan muy pronto y donde la política está intrínsecamente dentro de nuestras vidas las 24 horas, creo sinceramente que nos hemos hecho daño. Ahora, cualquier opinión se juzga, cualquier comentario se analiza en profundidad, y al que piensa diferente se le insulta gratuitamente.

Hoy, me gustaría dejar por un momento, reflexionar sobre esto que comentaba anteriormente, sobre esta sensación de odio que se ha vertido de unos a otros, de este resquemor o de esta tirria al que piensa diferente. Normalmente, escribo sobre la actualidad, hoy me gustaría abandonar por un momento lo que hago normalmente para hacer llegar un mensaje de tristeza, me apena ver a la situación que hemos llegado.

Creo sinceramente que ha llegado el momento de dejarnos de bandos y de bandas para centrarnos en algo que va más allá de lo que podamos pensar políticamente. La convivencia entre nosotros, el poder vivir tranquilamente no debemos perderla por la hiperventilación que puedan gastarse los que supuestamente nos representan.

Dejemos la hiperventilación

Estaría bien, en este momento en el que debemos reconstruir los puentes rotos, socialmente hablando, que todos abandonásemos la hiperventilación por un momento, y para eso, estaría bien que nos diésemos cuenta que la fuerza de las palabras es mucho mayor de lo que nos podemos llegar a imaginar, y lo peor que puede haber, es precisamente un abuso desmedido de palabras que suenan mal, o que se usan indebidamente para decir algo que no es.

Deberíamos empezar a darnos cuenta, que todo esto, toda esta mierda que nos rodea, lo que está provocando, por ejemplo, es que el pequeño comercio, el autónomo que tiene una tienda, no venda por la situación de inestabilidad que estamos viviendo. No puede ser. No puede ser que estemos siendo todos partícipes de algo que han provocado políticos incompetentes que no han querido parar todo esto y demostrar verdaderamente que tienen altura de miras para situaciones.

Creo que no vamos bien, si ahora empezamos a romper lazos entre nosotros mismos por un tema como este, humildemente, creo que retrocedemos mucho si no somos capaces de poder dejar según qué cosas de lado para poder tener relación con los demás. Cuando yo era pequeño, me enseñaron que, en la vida, podemos vivir juntos gente de diferentes lugares y pensamientos, y ya me perdonareis, pero creo que actualmente esto último hemos preferido dejarlo de lado para hacernos daño entre nosotros mismos.

Gracias por respetar la diferencia

Con este artículo, no tengo más pretensión que dejar claro que conmigo no cuente nadie que pretenda hacer de esto una batalla donde tenga que haber ganadores o perdedores, y, por batalla me refiero el perder el respeto a todos aquellos que no piensan como yo, lo siento, pero no, en mi esquema mental no está la descalificación permanente a todos aquellos que piensan diferente a mí, no lo ha estado ni lo estará.

Quiero dar las gracias a mis amigos independentistas, algunos, incluso podría decir que son como familia para mí, por el tiempo que hace que les conozco y por los lazos que hay, gracias porque con ellos he debatido siempre, he compartido ideas, y creo que mi vida es rica gracias a relaciones como las que mantengo con ellos y que amenazo con seguir teniendo. A mis amigos no independentistas, con los que hablo, y con los que tengo alguna cena pendiente, les digo más o menos lo mismo. Gracias, gracias por los debates, las conversaciones, los ratos, las discrepancias… en definitiva, gracias por respetar quien soy yo, lo que pienso… en definitiva, gracias.

Quiero agradecer a todos aquellos, con los cuales mi vida no ha cambiado por lo que ha pasado. He conocido casos de gente que ha dejado de hablarse, que ha rotos amistades… así no. Yo quiero dar las gracias a todos aquellos con los que convivo, con los que no he tenido problemas y espero no tenerlos, por respetar la diferencia, somos pocos, pero aquí estamos y eso debe contarse también. Nos unen más cosas de lo que nos separa, y, deberíamos a darnos cuenta que vamos en la línea equivocada siguiendo ciertos derroteros.

Marc Guallar

Comunicador desde muy joven.
Me encargo de la edición de las secciones de Opinión y Actualidad de la Revista Young. Informar, acercar la opinión al resto, desde un medio independiente y plural, un reto alucinante para los tiempos que estamos viviendo. ¿Lo seguimos junt@s?

Agregar comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com