YOUNG España

Moción de censura: ¿A quién?

Se ha celebrado la moción de censura, pero no queda claro que finalidad podía tener.

Espacio publicitario

Ha pasado ya la moción de censura, y la verdad que aún rondan dudas en mi cabeza. Primero porque sigo buscando el motivo exacto (que ni Iglesias ni Montero dieron) para hacerla, y segundo, el bajo tono y las malas formas con las que el candidato a la presidencia utilizó para intentar ganar más diputados hacia el lado del sí.

Habrá que ver cómo avanza el panorama en el Congreso de los Diputados, pero lo que ya nos puede quedar claro es que Pablo Iglesias y los suyos siguen creyendo a día de hoy, que el parlamento es un plató de televisión de alguna emisora amiga suya, dónde pueden decir y hacer lo que les dé la gana sin que pase nada, y no es así.

Intento de moción de censura

Lo que hemos visto esta semana en el Congreso, es básicamente un intento de moción de censura, sí han leído bien, un intento de moción de censura. Intento, porque la única utilidad que tenía, era básicamente que Pablo Iglesias sintiese en primera persona lo que se siente en un debate de investidura, de ahí, que le viésemos crecido, con aires de grandeza y superioridad y muy faltón.

Podemos no tenía intención de censurar al gobierno. Querían aprovechar este mecanismo para hablar de los casos de corrupción del PP, sacarle los colores e intentar colocarse como líder de la oposición, y esta operación le ha salido rana. El PSOE sale más grande como partido encargado de liderar la oposición.

Pablo Iglesias ha perdido la oportunidad de presentarse como líder, para presentarse como el hombre que faltando el respeto a todo aquel que no es afín a él, luego debe votarle a favor porqué él lo pide, es decir, practicar la insumisión a los demás porque él es el que manda, insumisión y caciquismo como método de hacer política, esta podría ser la definición.

Iglesias contra todos.

Irene Montero, hizo una buena introducción para este intento de moción de censura, lástima que luego vino Pablo Iglesias y se lo fastidió. Iglesias salió con demasiado ego, demasiado aire de grandeza para un ejercicio que requiere de humildad, serenidad y mucho diálogo, negociación y acuerdo, es decir, un ejercicio que requiere de política ejercida en mayúsculas, y no lo hizo.

Publicidad

Atacó a los diputados canarios, Pedro Quevedo y Ana Oramas. Esta última, supo ponerle en su sitio, demostrando que eso que estaba ocurriendo,  no era más que una pantomima, un acto de propaganda de Podemos, pero esta vez dentro del hemiciclo.

UPN, Foro y Pdecat también fueron sus víctimas. Los primeros por estar cerca del PP, los últimos por abstenerse ante una moción de censura al PP que se ha encargado de entorpecer el referéndum. Carles Campuzano, líder del Pdecat en el Congreso, estuvo a punto de cambiar el voto después de que lo que dijo Iglesias, no le gustó.

Bildu y ERC como únicos apoyos

El único consuelo o apoyo que tuvo Pablo Iglesias, fue de ERC y Bildu, quienes votaron a favor de la moción de censura, y como dijo el mismo, se la hicieron suya. Los independentistas vascos y catalanes, se unieron al acto de propaganda para dar fuerza a un Iglesias que como ellos, gasta un tono altivo y muy alejado de la realidad que debe entrar en el Congreso de los Diputados.

El PNV no cayó en la trampa y se alejó del resto de nacionalistas. Esteban dejó claro que no había encontrado sentido al porqué de esa moción e incluso llegó a decir que no estaba de acuerdo con el tono que el candidato usaba desde la tribuna para dirigirse al resto.

Ciudadanos, relación imposible

Con Albert Rivera, líder de Ciudadanos en el Congreso, llegó la parte más importante del debate. Los partidos grandes y por tanto, los cara a cara más esperados mediáticamente. Rivera salió a decirle lo que muchos habían dicho anteriormente. Se propone la moción de censura como pérdida de tiempo para un acto de propaganda del señor Iglesias.

El candidato, salió enfurecido y bajó aún más el tono, llegando a la descalificación que llegó a ser mutua. Tanto Iglesias como Rivera, han demostrado que no se aguantan, que no se llevan y que por tanto no van a ceder el uno ante el otro en nada.

Podemos y Ciudadanos se alejan mucho más, además, esta vez después de un debate muy bronco donde vimos intervenciones muy duras y donde quedó claro que va a ser difícil ver si en alguna votación, Podemos y Ciudadanos coinciden y votan lo mismo.

PSOE, hueso duro de roer

José Luis Abálos, portavoz del PSOE en el Congreso, nombrado por Pedro Sánchez, consiguió demostrar que el PSOE no estará nunca por debajo de Podemos. Salió tranquilo, y nada más empezar, supo demostrar que la moción de censura era contra Pedro Sánchez y no contra Mariano Rajoy. Supo sortear y muy bien alguno de los golpes que Iglesias le mandó, aunque, a decir vedad, con el PSOE, Iglesias no pudo.

Sabe perfectamente que la situación que hay en España actualmente, es culpa de la arrogancia que practica como manera de hacer política, y por eso Iglesias, bajó y mucho el tono. Fue cordial con Ábalos, quién le recogió de buena manera algunas de las cosas que Iglesias le dijo.

Ábalos además demostró otra vez la manipulación de los medios, diciendo en aquel momento que el 24 horas había cortado su intervención. El PSOE salió reforzado y demostrando que ha vuelto, con otro aire, con Pedro liderando fuera del hemiciclo pero demostrando que ellos lideran la oposición y no Podemos.

Con el PP, al barro directamente

Salió Rajoy a responder a Irene Montero, y después Rafael Hernando a responder a Pablo Iglesias. Rajoy salió reforzado. Su ironía, su sarcasmo y su agudeza en la réplica, le hizo salir bien de un intento de dejarle en ridículo ante la opinión pública.

Rafael Hernando en cambio, salió al barro, bronco como el tono que usaba Iglesias contra su partido. Corrupción hacia todos lados, insultos, y como no podía ser de otra manera, Hernando dejó su sello con un comentario machista contra Montero que la bancada morada reprendió.

Con el PP estaba claro que lo único que podría hacer es un combate dialectico de reproches e insultos, teniendo en cuenta la poca voluntad que hay de ponerse de acuerdo en nada.

¿A quién se censura?

Después de tantas horas de debate, tanto insulto… sigo preguntándome ¿A quién se censura? ¿Se censura la mala educación del PP?, o ¿se censura la mala educación de Podemos? Porque unos de derechas otros de izquierdas, pero los dos partidos coinciden en las formas con las que tratan al resto.

Hemos visto una moción de censura que no ha servido para nada, que no tenía funcionalidad alguna, y que por tanto solo buscaba que el señor Iglesias supiese lo que se siente cuando se es candidato a la presidencia del gobierno en el hemiciclo.

No queda nada claro cuál es el punto que se censura, o cual es el motivo, solo sabemos que esto ha servido para dar visibilidad al líder de una formación, la tercera del Congreso, que necesitaba poner los focos en encima de él para que se le vea.

Reflexión dentro de Podemos

En Podemos deben reflexionar, si el ridículo que hacen últimamente les beneficia o no. No puede ser que acciones como la de esta semana, sea el pan de cada día para los miembros de esta formación. La verdad que provoca sonrojo ver que sólo se dedican a faltar el respeto y presentar iniciativas que solo buscan el beneficio personal, pero no, el de la ciudadanía.

Deben reflexionar si el modelo Iglesias es el que debe seguir llevando las riendas de la formación. Creo que el modelo Errejón podría haber sido más productivo y a lo mejor, hubiese podido atraer más votos positivos a lo que se pedía.

Política low cost, como bandera

No puedo entender que para ellos su manera de hacer política, sea la de la falta de respeto perpetua. No concibo la política como el insulto, las formas arrabaleras o el menosprecio. Concibo la política como algo productivo en el que, con negociación, acuerdo y diálogo se consiguen las cosas.

El parlamentarismo es algo bonito de ver, si se practica con educación y con ganas de construir. Lo que ha sido bautizado como “nueva política” no es más que mala educación dentro de la cámara baja vestida de gente que sale de la universidad. La verdad me produce vergüenza ver lo que hace esta gente en las cortes o en los ayuntamientos.

De esta moción de censura, o intento, queda claro que la nueva política, la política low cost, no sirve para nada más que para hacer ruido, montar espectáculo y poco más. Para esto han entrado en política. Gobiernan ayuntamientos y comunidades, porque desde su discurso fácil han sabido decir lo que la gente esperaba oír. Este es el secreto de esta formación que ha intentado y no ha podido acceder a la Moncloa “sorpasando” al PSOE de Pedro Sánchez que llega con fuerza y que les provoca miedo. Moción de censura sí, todas la que vengan, pero en este caso, ¿A quién?

Comparte este artículo con tu gente

Marc Guallar

Comunicador desde muy joven.
Me encargo de la edición de las secciones de Opinión y Actualidad de la Revista Young. Informar, acercar la opinión al resto, desde un medio independiente y plural, un reto alucinante para los tiempos que estamos viviendo. ¿Lo seguimos junt@s?

Publicidad

Agregar comentario

Publicidad

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com