YOUNG España

Fran A. Zurián: “Si ciertas obras de mujeres hubieran sido dirigidas por hombres serían grandes obras cinematográficas”

La primera persona que decido entrevistar es a un maestro por partida doble o triple. Un diamante en bruto. Fran A. Zurián da clases en el Grado de Comunicación Audiovisual, en el Grado de Publicidad y en el Máster de Comunicación Audiovisual. Todo ello en la Universidad Complutense. Tiene varios cortos como guionista, uno de ellos ‘Colours’ fué preseleccionado para los premios Oscars. Varios libros publicados. Suyo es el prologo del libro ‘¿Qué es el cine?’ de André Bazin. ¡ANDRE BAZIN!

Ha sido la única persona en organizar una convención internacional sobre el cine de Almodovar en la historia de España. Es coach y analista de guiones. En fin, creo que podría estar así durante párrafos solo para demostrar que él es uno de los académicos más importantes del audiovisual en España. Pero es que también pertenece a la élite de académicos europeos. Creó GECA y es de los pocos hombres que pertenecen a CIMA. No puedo para de hablar de su trabajo.

¡SUMA CUM LAUDE en Filosofía! Bueno ya paro pero recomiendo mucho echarle un ojo a su CV.

Todavía recuerdo las sensaciones de primera clase que recibí en su asignatura de Guión Cinematográfico. Fue determinante en mi vida universitaria y personal. Sus palabras sobre el cine, sobre la creación de historias y personajes, el desarrollo de su curso, las tutorías, todo ello saca lo mejor de ti como creador. Para mí fue determinante, como decía, para hacer todo lo que estuviera en mis manos para mantenerlo en mi vida. Es uno de esos diamantes en brutos que se cruzan en tu camino y experiencia vital. Imposible dejarlo escapar.

Recientemente se han publicado estos dos libros bajo su coordinación. Dos libros que se han convertido en un hito. Una iniciativa única en el mundo. Reunir el trabajo de las mujeres directoras en la historia de la cinematografía de un país, en este caso España.

De su boca fue la primera vez que escuché una pregunta que me puso en evidencia y que invito a que os la hagáis y vuestros círculos de personas: ¿Me podrías decir solo cinco mujeres directoras? La pregunta en sí da congoja. Su respuesta lleva a una espiral de preguntas. ¿Por qué pasa esto? ¿Qué pasa ahora mismo con ellas? Estas y más cuestiones son las pretendo resolver o por lo menos llegar a aportar algo de luz.

Le agradezco mucho haber compartido su tiempo y sabiduría conmigo. También agradecer a esas personitas que me han ayudado a estructurar mejor la entrevista.

Nos reunimos en una cafetería cerca del Teatro Real. Fran A. Zurián lleva la maleta a cuestas. Es el único día que me puede dar antes de irse a Italia a dar clases en un Master. Nos pedimos un café con leche y empezamos:

Es muy curiosa la elección del título ¿Qué significa?

“Construir una mirada” es el título del primer libro. El título manifiesta la idea de cómo las mujeres, hasta el siglo XXI, han tenido muy difícil el acceso a una producción regular de su cine, sobre todo las primeras, que a veces incluso tenían que justificar su presencia. Josefina Molina fue la primera mujer que se graduó como directora en la Escuela Oficial de Cinematografía y Pilar Miró, en guión. Ellas fueron las primeras. No significa que no hubiera directoras antes. Al esfuerzo de las mujeres por construir películas que expresen quiénes son es a lo que llamo “Construir su propia mirada”: construir su propia mirada sobre el mundo, la sociedad, las personas, las relaciones,  la política. Esto no quiere decir que haya una mirada diferente entre mujeres y hombres, porque no se trata de un tema esencialista, se trata de ejercer la propia mirada. Lo que no quiero, si me permites hablar así, es que un “tío” se ponga a dirigir capitalizando lo que sería la mirada de las mujeres. Quiero que las mujeres ejerzan su propia mirada. Es algo parecido a los estudios de cine que tienen que ver con migraciones, estudios de raza o poscoloniales. No se trata de que el hombre blanco haga una película compadeciendo a los “pobres inmigrantes”, porque esto ya significaría una mirada colonizadora sobre esas personas. Lo ideal sería que esas mismas personas pudieran transmitirnos su propia mirada sobre el mundo.

O sea, que construir una mirada es una reivindicación.

Sí claro, es una postura política de primer orden. Una postura política para reivindicar su propio espacio, su propio lugar en el mundo y su propio lugar en la industria cinematográfica española.

¿Cuándo empezó a gestarse la idea de hacer el libro?

Hay varias fases. Hay una fase muy temprana: hace muchísimos años, cuando empecé a estudiar sobre estos temas y leía los manuales de historia del cine español. Ahí es cuando me percaté de que no había prácticamente nada sobre las mujeres en los manuales o sólo eran nombradas todas juntas, agrupadas como si se tratase de un cine homogéneo. Quizá le reservaban más espacio a Pilar Miró o Josefina Molina. Pero yo ya conocía la existencia de más directoras que nunca aparecían en esos manuales. Hubo una segunda fase: volví a España y me enfrenté en las universidades españolas a estudiantes que querían hacer sus trabajos de fin de carrera, fin de Grado o fin de Máster, pues les insistía que investigaran sobre algunas mujeres directoras.

¿Propones tú que sean mujeres?

Sí normalmente les propongo porque muchos estudiantes incluido chicas ni siquiera conocen a la mayoría de directoras. Te dicen cinco nombres, te pueden decir seis… Que es normal también porque la visibilidad de la industria es la que es. Entonces propones alguna directora y sus películas les solían gustar pero se encontraban con la dificultad de que no había nada escrito sobre esas directoras más allá de las típicas entrevistas en Fotogramas o lo que sea.

Ahí constaté, de nuevo, que los viejos manuales y los nuevos manuales de historia del cine español seguían repitiendo el esquema que ya había hace muchos años: Que la presencia de las directoras será prácticamente nula o que las trataba como grupo o individualidades. Ahí cuando decidí que había que hacer algo. Luego apareció CIMA, la Asociación de cineastas del audiovisual y de la que forme parte desde el inicio.

¿Desde su proceso inicial o ya cuando estaba creada?

Primero lo constituyeron porque tenían que ser mujeres, obviamente, pero en el minuto uno después de la Constitución pedí formar parte. Cosa que causó sorpresa pero vamos que enseguida me admitieron

¿Sorpresa a quién? ¿A las mujeres?

Sí, porque no estaban acostumbradas, pero me contestaron en seguida aceptándome, y a partir de esa relación con CIMA, vimos clara la posibilidad de explorar la necesidad de trabajar y profundizar más en estos ámbitos.

A esto se sumó una ley del gobierno de Zapatero para la recuperación de la memoria histórica. Planteé un proyecto para el Instituto de la Mujer que consistía en recuperar la memoria histórica, la posición de las mujeres pioneras y originales en el cine español. Gracias a este proyecto, pude constituir un pequeño equipo de investigación con académicas y académicos especializados españoles, pero también internacionales, casi un “fifty-fifty” entre nacionales e internacionales, entre hombres y mujeres, entre seniors y jóvenes. Así es cómo empezamos este proyecto. Y la conclusión de este proyecto fue el primer volumen de “Construyendo una mirada”.

¿A qué se debe el hecho de que sean académicos quienes han escrito el libro?

También se podría haber hecho con alguna persona que conociera muy bien el tema. Estuvimos barajando la posibilidad de pedirle escribir sobre Pilar Miró a Diego Galán, que es, tal vez, el gran experto sobre esta directora y que, además, dirigió “Con la pata quebrada” y “Manda huevos”. Pero en el momento en el que se lo propusimos estaba preparado un proyecto.

Es cierto que proyectábamos la idea de forma menos crítica y más teórica, más de fundamento, más académica. Pero, a su vez, todos los escritores tendrían que cumplir otra premisa, que lo hacía complicado pero muy atractivo: elaborar un texto riguroso desde el punto de vista académico pero accesible para cualquier persona, no exclusivo o elitista.

Me interesaba mucho reivindicar lo académico porque el objetivo era, precisamente, llenar el hueco vacío de bibliografía académica sobre las mujeres cineastas para que los futuros estudios sobre el cine español dispusieran de material de orden académico, impoluto, que sirviera como fuente, con toda la información pertinente sobre las directoras y también el análisis de sus películas que contribuyesen a la comprensión de su texto fílmico.

¿Por qué específicamente eligieron esas mujeres directoras para los libros?

En el primer volumen hay menos, aunque prácticamente todas las directoras de esa época. En el segundo libro, “Miradas de mujer”, se produce lo que lo titulamos en el primer capítulo: “el falso boom de las mujeres en el cine español”. Como hay una explosión de nuevas directoras, se tuvo que hacer una selección porque eran demasiadas. El criterio elegido fue que la obra fuera de ficción real. Por eso el documental sólo tiene un capítulo: muchas de las directoras hacen documental porque es una salida más fácil que les permite poder seguir en la industria. También queda fuera la animación: es ficción no real y no hay una pléyade de mujeres directoras de largometrajes de animación. El otro criterio de selección fue que tuvieran una cierta continuidad de la obra, porque lo que el lector puede comprobar es que efectivamente hay muchas directoras que acceden al cine para hacer una película, pero muy pocas consiguen hacer más.

Gracias a la Ley Miró, que deja especiales ayudas a la dirección, se propició que muchas pudieran entrar y hacer su primera película, pero no una segunda. De hecho, en el segundo volumen, cada capítulo, más o menos, estudia a una directora, pero en las primeras páginas hay un índice de directoras citadas en el libro, que son casi cien. También hay que tener en cuenta que el segundo volumen va del año 2000 al 2015, por lo tanto, las directoras que en el 2016 pudieron hacer otra película están fuera. Aparecerán en otro libro.

¿Habrá otro?

Resulta muy interesante que tenga continuidad o que se cree un volumen sobre documental o animación, pero también se debería crear, entonces, un libro, o dos, sobre las guionistas, sobre las productoras, etc. Me parece que son las grandes invisibles y que necesitan también reivindicar su posición en la industria. Estaría bien que alguien recogiera está semillas: lo puede hacer quien quiera, no hace falta que seamos nosotros.

¿Ese es uno de tus de los fines de este libro? ¿Te quedarías más tranquilo si alguien cogiera el testigo de alguna forma?

No es tranquilo, es descansado. Para el primer volumen sí que tuvimos una pequeñita ayuda del ministerio a través del Instituto de la Mujer pero en el segundo, en plena crisis económica, fue a puro esfuerzo, sin nada. Hay que destacar que, por ejemplo, nadie que escribe ninguno de los dos libros ha cobrado nada. En el primer volumen sí teníamos algo de dinero que nos permitió comprar algunos DVDs o libros pero en el segundo el autor de cada capítulo se ha tenido que buscar la vida para conseguir las películas, para conseguir bibliografías porque no había dinero para pagar. No es que solamente no hemos cobrado sino que al final uno termina poniendo dinero. Además se necesita un equipo grande para hacer una obra así y me parece que es muy interesante continuar con productoras o con documentales o con animación. 

¿No hay ningún tipo de institución que te haya lanzado ningún tipo de cuerda o que te había ofrecido una mano?

No y  hemos conseguido realizar el segundo libro gracias a que se ganó un concurso de Ministerio de Cultura para la edición de libros. Presentamos el proyecto del libro y lo ganamos. Gracias a eso la editorial lo pudo editar porque un libro de estas características cuesta mucho que una editorial publique. Normalmente tampoco es que tenga tanta venta. Desgraciadamente ya no se leen libros. Y  los que se venden son los best sellers. Si vas a cualquier librería en la sección de cine verás que los libros que están en primera fila son todos estos grandes con muchas fotos de la “Guerra de las Galaxias” de “Harry Potter” o cosas muy clásicas. 

Entonces, a posteriori ¿Cómo te sientes? ¿Estás contento?

Hombre contento porque creo que hemos hecho justicia a la hora de que muchas mujeres directoras que hasta ahora estaban casi invisibilizadas y se da un poquito de categoría, de presencia, sobre todo a sus obras. Por ese lado contento. Por el lado de la recepción de los libros también contento porque la verdad es que los dos están funcionando muy bien. Me han dicho que el primer volumen está prácticamente agotado y es muy difícil de encontrar. Por este lado contento, lo que pasa es que este país debería apoyar más a la cultura, a su cine. Imagínate que esto es Francia. 

Justamente, ¿Qué pasa con el resto de países?

Esto en Francia tiene toda la ayuda del Ministerio de Cultura. Hubiera tenido una subvención del Ministerio del Instituto Francés. o sea que es lo de siempre.

Pero en Francia el hueco de las mujeres cineastas está rellenado?

No tanto. La verdad es que estos libros son muy pioneros. La misoginia en el cine, como en otros ámbitos de la vida, es bastante común en todos los países. A lo mejor figuras concretas cómo Alice Marie Guy o Agnes Varda. Aquí podrías encontrar algún libro de Josefina Molina o Pilar Miró pero poco más. Eso es lo que hemos intentado sistematizar ahora cualquiera puede buscar información de las obras de las directoras desde las pioneras. La verdad es que ese hueco no está hecho ni en Francia, ni en Inglaterra, ni en Estados Unidos, ni en Alemania. Tal como está planteado estos trabajos no hay referentes.

Pero eso también es lo interesante de un libro como el tuyo con académicos del extranjero que pueden llevar este proyecto a sus países.

Si en este libro ha escrito gente de Alemania, Francia, Estados Unidos… En esos países si tendrían que hacer un poquito la arqueología y buscar a todas las cineastas en sus distintas cinematografías. La verdad es que sería un bonito reto.

¿No se ha dado la conversación?

Sí, lo que pasa eso lo de siempre. Primero, no todos los países tienen algo parecido a CIMA  en donde están las directoras detrás que te pueden ayudar porque, imagínate, vamos a estudiar a una directora. Resulta que la directora tiene cuatro largos. Los cuatro largos se estrenaron en distintos años pero, a lo mejor, duraron días, no están en DVD y no hay forma de conseguirlas. Entonces gracias a CIMA puedes contactar con esta directora para coger sus películas. Esto ha facilitado mucho la tarea.

O sea que CIMA también es un acto pionero.

Sí, sin duda. Hay todo una red de directoras europeas, la European League Womans Directors. Creo que americanas no existe.

Volviendo a la reivindicación de la posición de la mujer, ¿Qué te parece la figura de Leticia Dolera?

Me parece una persona interesante, sus películas me gustan mucho y ella tiene un discurso muy claro, sin duda. Lo ha estudiado, no es solamente por intuición. Algo que está presente prácticamente en todas las directoras es esa perspectiva feminista, esa preocupación por el lugar de la mujer, por la posición de la mujer, por la violencia contra las mujeres. Está en todas las directoras, en todas las pioneras, incluso en películas que uno podría pensar que están muy alejadas de toda esta perspectiva. Las mujeres son, como mínimo, la mitad de la humanidad, realmente son un poquito más. Si perdemos la mirada de las mujeres, la sociedad es muy pobre, la cultura es muy pobre, y nos limitamos a un solo tipo de mirada.

Precisamente esa riqueza es la que hay que reivindicar y enriquecer con estos libros. Ya nos hemos construido nuestra propia mirada y ahora ejercemos una mirada. Ese es el discurso que queríamos dar con los dos títulos y es una realidad. También hablamos de que, en un mundo como el de la industria cinematográfica española, donde aproximadamente el 93% de integrantes son hombres y un 6% o un 7% son mujeres, esto es un problema de pobreza porque nos hemos acostumbrado a estar lastrados. Como si en vez de usar las dos manos, sólo usáramos una.

Si ciertas obras de mujeres hubieran sido dirigidas por hombres seguramente serían grandes obras cinematográficas y aparecerían en todos los catálogos. No puedo concebir cómo una película como “Función de noche”, de Josefina Molina, que además es muy vanguardista, un género en sí misma, no ha tenido trascendencia. Eso ya denota mucho y es muy llamativo. Más cerca en el tiempo, encontramos figuras como Isabel Coixet, que ha tenido más visibilidad debido a conexiones internacionales.

Nunca ha habido una directora fotografía nominada. Como si no hubiera mujeres. Las mujeres tienen una presencia en la industria cinematográfica muy importante, pero si analizas los datos descubres que esas mujeres pertenecen a los  departamentos de maquillaje, vestuario, peluquería. En cambio, en producción y guión, el número de mujeres se vuelve a reducir.

Lo que también sucede tanto en la industria española como en la industria internacional es que cuando el presupuesto de la película es medio o alto, a todos esos apartados siempre van hombres. Es una cosa muy “graciosa”. Ves el género de las películas elaboradas por mujeres y podrías pensar que a las mujeres no les interesa la ciencia ficción o las películas de acción o policíacas. Pero no es que no les interese, sino que la producción de esas películas es mucho más costosa. Cuando se sobrepasa un determinado presupuesto, rara vez verás una mujer.

Claro y eso es sistemático.

Si mira, un ejemplo, le preguntaron a Inés París, cuando estaba presentando su última película “La noche que mi madre mató a mi padre”, por qué le interesa tanto la comedia y si  no le interesaría hacer otro tipo de películas y ella contestó, claro, dame presupuesto.

Agnes Vardá en su discurso de aceptación del Óscar a honorífico dijo “no me den un Óscar denme dinero para hacer una película”. Lo bueno es que esta voz antes estaba silenciada…

Sí, ahora se está visibilizando mas la problemática.

Pero no la solución.

No no. La solución no creo que sea fácil y que venga pronto. Hay que seguir peleando.

Bueno para terminar te traigo unas preguntas ‘Fast and furious’:

Dime tu director/a favorito: 

Josefina Molina

Tu película favorita de todos los tiempos:

“Función de noche”. Es muy transgresora y un genero en si mismo. Y está gratis en la pagina web de RTVE.

Y, una película reciente obligado visionado:

“La librería”. Es una película que parece pequeñita pero a su vez habla de muchas cosas que son muy necesarias debatir.

 

Comparte este artículo con tu gente

Deva H. Reyes

Amante y estudioso del cine con todas sus consecuencias.

Agregar comentario

  • Responsable YOUNG España
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://revistayoung.es/aviso-legal/.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.