YOUNG España

Elgio, El rap crítico herido en combate

“Elgio”, integrante del colectivo de rap “La Insurgencia” está condenado a prisión por las letras de sus canciones. Él se suman a otros casos similares y dan pie a críticas de de la libertad de expresión existente y la aplicación de las leyes.

“Elgio”, Alex Nicolaev

El lapicero giraba sobre su propia punta como si de un borracho trasnochado se tratase. Punto final. Aquella mancha negra era más gruesa que en los otros versos, contenía más tinta, de rabia, de ideas, de esperanza. Y es que sus letras no eran más que una estructura organizada del batiburrillo de pensamientos y disconformidades sobre aquel mundo en el que él también vive. Tenía la libertad de expresarse, sin fronteras, fuera cual fuera su ideología, o eso pensaba. “Elgio” alzó la cabeza de la libreta.

Ahora ya se volvía a llamar Alexander Nicolaev. Alex acababa de terminar una canción que condenaba su futura sentencia, “Ni en la cárcel”, aunque aún quedaban años para que lo supiera. Una ironía cruel a más no poder. De juzgar al sistema a ser juzgado por él, pero con consecuencias enormemente distintas; como su idea de sociedad justa a la que está establecida.

Dos años después, en noviembre de 2016, en un día normal, en el que gente normal hacía cosas normales, cada uno distinto al otro pero siempre con respeto mutuo, inmerso en la normalidad, cambió su vida. Para Alex era día de universidad. Al final de sus clases y tras unas horas de estudio, Alex corrió hacia el bus, lo perdía. Lo perdió.

Dos hombres le pararon adoptando una entonación sarcástica: “Hola Alexander. Llevamos toda la tarde esperando. ¡Sí que estudias!” Acto seguido le registraron y le entregaron una citación judicial que lo convocaba a declarar en la Audiencia Nacional nueve días después. No sabía de qué se le acusaba, como marca la Constitución que debe ser, lo supo en Madrid.

La acusación

Una vez allí, “Elgio” vio cara a cara por primera vez a sus otros 11 compañeros de “La Insurgencia”, colectivo de rap crítico al que pertenece. Todos ellos habían sido citados en una macro operación en las diferentes ciudades en las que viven.

La fiscalía les acusaba de incitación al odio, asociación ilícita y enaltecimiento del terrorismo por las letras de sus canciones, aunque solo prescribió la última. “Elgio” defiende que los versos “están del todo descontextualizados para simular que una frase representa 100% de las obras. Escribimos rap de muchos temas, personales, sociales, etc. No se puede entender los versos sin la canción entera”. Y es que como dice una de las frases que le condenan: “El camino marcado, desde que leemos al partido lo tenemos claro. La palabra es un arma, nuestro rap un disparo”. El rap es su manera de luchar contra aquello que no ven justo.

La fiscalía veía delito en frases que criticaban el sistema actual, que va en contra de su ideología, alguna de ellas escritas minutos antes de aquel punto más grueso. Algunos versos decían ideas cómo “No sueño con Versace sino con barricadas”, “Reivindicaciones legítimas, como la amnistía de presas políticas, juventud crítica dispuesta a combatir”, “Ni olvido ni perdón al ladrón y al asesino (en referencia a Felipe González)”, “Date cuenta de quién gobierna es el banquero, con su asquerosa dictadura del dinero”. Un conjunto de frases que hacen referencia al descontento con el sistema establecido.

También se les acusa en otras alusiones a ideas y personas relacionadas con el PCE (r) y las G.R.A.P.O: “Van a temer haberme dado un micro, la rabia del PCE (r) estalla con este grito”, “Esta canción va dedicada a cada uno de los presos políticos del partido comunista español reconstituido, victimas de grandes injusticias como encarcelamiento, aislamiento y torturas por el Estado fascista español”, “me emociona el puño en alto del camarada Arenas, sus dibujos y sus poemas”. Para Alex “muchas veces que hablamos del PCE (r) o determinadas personas no siempre se remarcan las figuras dentro de esta organización sino que a otros aspectos de su vida. Estas personas no han sido solo G.R.A.P.O, han sido muchas más cosas, revolucionarios de muchos años y líderes obreros” y que “la Fiscalía y la sentencia juega con eso, que solo nos centramos en su hacer en esa organización”.

Elgio, condemnat per cantar.

2 anys i un dia de presó pel simple fet de cantar. Aquest és el cas de l'Elgio, un raper condemnat per l'Estat per atacar-lo verbalment. L'acusen, juntament amb els altres integrants de La Insurgencia, d’enaltiment del terrorisme. Com aquest, hi ha molts més casos: Valtonyc, Pablo Hasél, Ayax y Prok, Cíniko, Volk GZ, Adam Molotov, César Strawberry,…Lluitem per la llibertat d'expressió #NoCallarem #LibertadLaInsurgenciaGravació: To'Tranqui FilmsEdició: Fora de campImatges de l'acte No Callarem del 21O a Volem la Caserna de Sabadell.

Publié par Grup de suport Elgio sur mardi 19 décembre 2017

Vídeo colgado por el grupo de soporte a “Elgio” en el que resume su caso.

Que es enaltecimiento al terrorismo

Mariona Llobet, profesora de Derecho Penal y experta en delitos de terrorismo, cree que el delito de enaltecimiento y justificación del terrorismo no debería existir. A su juicio es inconstitucional por atentar contra la libertad de expresión. Pero como está vigente, “por lo menos habría que hacerse una interpretación restrictiva. Sólo se deberían castigar expresiones que facilitaran la comisión de delitos de la naturaleza que se están enalteciendo o justificando. Por ejemplo, cuando Al Qaeda difunde videos o consignas que podrían incitar, siquiera indirectamente, a sus seguidores a matar occidentales” aunque duda de que el riesgo de que esto suceda sea real, ya que “las organizaciones terroristas a los que se asocian a los raperos y tuiteros ya no existen”.

Cabe recordar que el PCE (r) fue prohibido el año 2003 por la Ley de Partidos, aprobada unos meses antes, por su vinculación con las G.R.A.P.O. Una ley que, según Amnistía Internacional, “es preocupante por su ambigüedad e imprecisión en los artículos” y que “vulnera las obligaciones internacionales en materia de Derechos Humanos”.

El juicio

Unos meses más tarde, el 2 de diciembre de 2017 fueron condenados a dos años y un día de prisión, una multa de 10 euros diarios durante 16 meses (4.800 €) i 9 años de inhabilitación en cargos públicos. Los miembros de “La Insurgencia” denuncian que “fue un juicio político” ya que les preguntaron por “su tendencia política, qué personas admiran o qué piensan de determinadas personas”. Esta sentencia está en manos del Tribunal Supremo tras el recurso presentado por la defensa. La resolución se sabrá dentro de entre 3 meses y un año.

Cabe recordar que al no tener antecedentes penales no entrarían a prisión en condenas iguales o menores a dos años, pero con este día de más sí.

Alex, Elgio, sus compañeros y todos los grupos de soporte que se han creado creen que se trata de una “falta de la libertad de expresión, esencial en cualquier democracia”. Una libertad de expresión que Mariona Llobet establece sus límites en “el honor y la seguridad de otras personas, lo que en el caso de cargos públicos ha de flexibilizarse”.

Los otros géneros musicales y lo que representan

Y es que de canciones hay de muchas y muy diversas. Algunas que chocan con otras percepciones de la vida. Cabe recordar que grandes éxitos mundiales tratan temas penados por la justicia. La mítica “Every Breath You Take” (The Police) narra el acoso hacia una mujer, “Hey Mamma” (David Guetta) contiene frases machistas, “I used to love her” (Guns N’ Roses) mata a su mujer por quejarse, y “La Muda” (Kevin Roldán y Daddy Yankee) desvalora la mujer. Son solo un ejemplo entre tantísimas otras canciones. Ninguna de ellas ha sido perseguida, según Alex “porque ayudan a sostener el sistema patriarcal en el que vivimos. No interesa que canciones racistas, machistas u homófonas sean castigadas. No son el enemigo”.

Mariona Llobet cree que la persecución del rap “además de afectar la libertad de expresión, limita la libertad de creación artística” dice que “a quién se está persiguiendo es a una ideología determinada, crítica con la actividad del gobierno. A veces, claro, subida de tono, pero así es como tiene que ser la crítica política, especialmente desde el arte, cuyos únicos límites deberían ser que no constituya una provocación directa a la comisión de delitos. Además, tal y como establece el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el derecho al honor de los cargos públicos tiene unos contornos más endebles”. Llobet lamenta que en los últimos años “la libertad de expresión se vea afectada así” y por consecuencia, la democracia.

12 years imprisonment for making songs and writing on Twitter

⛔️📢 ¿NOS AYUDAS A DIFUNDIR? 📢⛔️Pablo Hasél será juzgado el 1 de Febrero en la Audiencia Nacional por hacer canciones y opinar en Twitter. Entre todas las causas que tiene pendientes puede ir hasta 12 AÑOS PRESO. Comparte este vídeo con tus amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc. Nos juzgan a todas, a la libertad de expresión. (Vídeo subtitulado en inglés para que llegue a toda Europa y el resto del mundo.)

Publié par Plataforma por la Absolución de Pablo Hasel sur jeudi 11 Janvier 2018

Pablo Hasel, otro rapero acusado.

El rap crítico, herido en combate

Elgio nació cuándo Alex tenía 15 años en el momento que se dio cuenta de la realidad política del país y las situaciones humanas que encontraba a su alrededor. Él nunca se había esperado que sus letras, sus canciones, su género musical, condenarían a Alexander Nicolaev. Porque encierran la persona, no sus ideas.

Los 12 miembros de “La Insurgencia” alargan la lista de raperos que se han sentado en aquellos bancos de madera fría en una sala de la Audiencia Nacional. El pasado 17 de enero, Valtonyc recibió la resolución del recurso que le condena a 3 años y 6 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo y calumnias contra la corona en las canciones que criticaba al rey Juan Carlos I y a Jorge Camps. A Pablo Hessel, también acusado de enaltecimiento del terrorismo, fue condenado a 2 años de prisión (aunque finalmente no entró). Todos ellos tienen en común su ideología política, la extrema izquierda, los delitos que se les acusa y que la lucha por sus ideas es a través del rap crítico, el combativo.

Por este motivo el rap crítico se encuentra herido, herido en el combate. Su lucha contra el sistema es con un arma muy poderosa, las palabras, la que menos duele y la que más daño hace. Y es  que la lucha es claramente desigual: un sistema en el que están inmersos contra sus canciones. Por eso y más, ellos esperan que sus versos se conviertan en la semilla que madure y se transforme en una ayuda para David contra Goliat.

Comparte este artículo con tu gente

Miquel Muñoz Mallol

Mi nombre es Miquel Muñoz. Soy estudiante de Comunicación e Industrias Culturales pues soy un amante del arte de la comunicación. Soy un gran aficionado de la fotografía y del deporte.

Agregar comentario

Publicidad

Publicidad