YOUNG España

Disobedience: La película “necesaria” del año

“Estoy muy contenta de estar viviendo este momento. Donde las mujeres pueden ser retratadas con apetito sexual y apetito intelectual y también hambrientas por careras o por otras mujeres.”

Antes de que veamos el primer plano de la película suena una trompeta. Una sola nota cada ciertos segundos. El sonido se comporta como una llamada (Lo podéis comprobar si escuchan la primera canción de la banda sonora que ha compuesto Matthew Herbert). Una llamada al espectador. Entonces aparece el primer plano. La primera secuencia. Nos situamos en una sinagoga de judios ortodoxos. Una sinagoga donde no hay mujeres, solo hombres. La cámara flota para enseñarnos el puesto de la mujer. En lo alto, alejadas de la acción, simple espectadoras. Cuando lo hace el padre empieza a recitar un extracto que reflexiona sobre la desobediencia. Cuando termina, el hombre anciano muere. La película empieza.

¿Qué es una película necesaria? Vivimos en una era que está dando un siguiente paso en la evolución social y de derechos. Lo vemos a diario en las calles de muchos países. Disobedience es una película necesaria porque plantea un problema real, un problema muy grande que afecta a la sociedad en muchas capas. El fanatismo religioso es una “condena” que obliga a los hombres a consolidarse como algo que quizás no son y, por otro lado, oprimen a la mujer ( ¡Y de qué manera!). Todo esto en nombre de algo que no es nada.

Por supuesto, la cámara y puesta en escena de Sebastián Lelio sigue estando en plenísima forma. Rachel Weisz y Rachel McAdams se mimetizan con sus personajes hasta en el más pequeño gesto. El triángulo amoroso lo completa el actor Alessandro Nivola, una gran sorpresa. Él representa la sucesión temporal del conservadurismo fanático. Una de las claves de la trama.

Pero, más allá de los fabulosos aspectos formales, da la sensación, cuando termina su visionado, que la película ha hecho algo bigger-than-life con la forma que tenemos de entender el mundo. La propuesta de abrazar el cambio y no enfrentarse a ello por muy blindado que esté el contrato con “Dios”.

Por todo esto y más, Disobedience es una de las películas más importantes del año. Por todo esto y más, Disobedience es el ejemplo perfecto de una película necesaria.

 

 

Comparte este artículo con tu gente

Deva H. Reyes

Amante y estudioso del cine con todas sus consecuencias.

Agregar comentario

  • Responsable YOUNG España
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://revistayoung.es/aviso-legal/.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.