YOUNG España

Deadpool 2: ¿Más de lo mismo?

Y mejor. En este momento hay que dar las “gracias” por un producto como Deadpool 2. Un producto que destensa a los que estamos agotados de los productos manufacturados y sin personalidad de Disney/Marvel.

Deadpool llegó para romper con lo establecido; con esta segunda parte demuestra que sigue en forma. Ha perdido la sorpresa de la primera parte, pero hay muy pocas sagas que lo hacen. Habrá que ser permisivo y más en este caso.

Repite todo el elenco de la primera parte, hasta T.J. Miller aunque después de las acusaciones de acoso sexual dice adiós a la saga. Bien merecido hay que añadir. Los nuevos personajes están a la altura del resto. Hablo de personajes y no de guion. La trama es lo de menos. Donde Deadpool es único es en el ejercicio de encajar el gamberrismo, el gag, la autoparodia y la parodia en general, en la estructura de “película de superhéroe”, que ya todos nos sabemos al dedillo, y hacerla añicos.

Podría estar horas hablando de las escenas de acción, maravillosamente ejecutadas por su director David Leicht (John Wick, Atómica), sus actuaciones, destacando a Zazie Beetz en el papel de Domino. La descacharrante formación de la X-Force, los títulos de créditos con la música de Celine Dion (¿Segundo Oscar?).

Pero interesa y atrae más la idea de Deadpool (junto a Logan) como acto de reivindicación. Ya no hablo de la violencia explícita, insultos o desnudos. Tampoco de un contenido exclusivamente adulto. Hay que resaltar la falta de coherencia que suelen cargar a grandes rasgos los productos Marvel/Disney y por no hablar de los mensajes que pueden/suelen dejar a la masa social. En Black Panther, el bueno es el obediente al sistema y el malo es el rebelde que lo hace en post de un sistema injusto y opresor. Todavía resuena en mi cabeza la frase “Si dejamos entrar a los refugiados, dejaremos entrar sus problemas” PERO.QUE.COÑO.

El cine puede ser simplemente entretenimiento como la comida puede ser simplemente comida. La comida de los servicios FastFood están considerados como comida basura pues en el cine pasa lo mismo. Deadpool 2 es una buena hamburguesa casera en medio de estas cadenas de comidaSon igual de rápidas de comer, se disfruta mucho, no te arrepientes de ningún bocado y, sobre todo, no es indigesta.

Todo esto resume la necesidad de “contraproductos” como este. Y ojalá lleguen más así antes que la compañía del ratón meta el pensamiento crítico en la ratonera.

 

 

Comparte este artículo con tu gente

Deva H. Reyes

Amante y estudioso del cine con todas sus consecuencias.

Agregar comentario

  • Responsable YOUNG España
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://revistayoung.es/aviso-legal/.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.